Policía Británica detiene a fundador del portal WikiLeaks: lo acusan de violación

Julian Assange será interrogado. Tenía una orden europea de detención

Por

El fundador del portal WikiLeaks, el australiano Julian Assange, detenido este martes en el Reino Unido por la policía de Londres, es sospechoso en Suecia de violación y de otros delitos menores.

Assange es, además, sospechoso de acoso o importunación de tipo sexual, una figura que en las leyes suecas incluye actos que ofenden la integridad sexual de una persona, ya sea mediante el desnudo, con palabras o de otra forma.

El grado de la “sospecha por violación” quedó rebajada en el dictamen de la Corte de Apelación de Svea, en Estocolmo, a delito de “menor gravedad” con respecto a la resolución inicial de un juzgado de primera instancia.

Todos los casos están relacionados con su estancia en Suecia para pronunciar varias conferencias sobre su actividad en WikiLeaks.

Los problemas de Assange con la justicia sueca comenzaron el 20 de agosto, cuando una fiscal de guardia emitió la primera orden de captura por sospecha de violación.

La decisión fue revocada 24 horas más tarde por la fiscal jefe, que redujo el caso a un delito menor de acoso.

Pero la fiscal superior, Marianne Ny, decidió asumir entonces la dirección del caso y, unos días después, reabrió la investigación por violación, que culminó el pasado 18 de noviembre con una nueva orden de ingreso en prisión preventiva contra él y otra orden de captura internacional.

La defensa de Assange presentó varias apelaciones, pero el Tribunal Supremo sueco desestimó la semana pasada el último recurso al considerar que en su caso no hay motivos para revisar un dictamen de un tribunal inferior.

De este modo cerró la puerta a nuevas vistas orales y ratificó la orden de captura internacional enviada por la Fiscalía, que llevó a Interpol a emitir una “notificación roja”, el nivel más alto que se difunde para detener o hacerlo provisionalmente a personas buscadas internacionalmente y con fines de extradición.

El proceso se retrasó no obstante debido a que las autoridades suecas sólo habían incluido en el requerimiento enviado a la Policía británica una especificación sobre la pena máxima que Assange podía recibir por el delito más grave del que está acusado.

Pero no incluía matizaciones sobre los otros delitos, que fueron incluidas en el nuevo requerimiento, que la Fiscalía sueca envió ayer a Gran Bretaña.

Assange ha admitido que mantuvo relaciones sexuales con varias mujeres en Suecia, pero ha asegurado que éstas fueron consentidas.

Tanto el fundador de WikiLeaks como sus abogados han criticado la actuación de la justicia sueca y han insinuado que la verdadera razón de la persecución es su actividad en WikiLeaks.

Mark Stephens, el letrado en el Reino Unido del director del polémico portal, ya había expresado el fin de semana sus dudas sobre la intencionalidad de la persecución de su cliente.

“(El asunto) Es bastante extraño, porque el fiscal sueco abandonó todo el caso contra él en septiembre (…) y unas semanas más tarde -tras la intervención de un político sueco-, un nuevo fiscal, no en Estocolmo, donde se encontraban Julian y esas mujeres, sino en Gotenburgo, comenzó un nuevo caso que ha resultado en estas órdenes y en la notificación roja de la Interpol”, observó el abogado en declaraciones a la BBC.

Stephens ya había indicado que su cliente luchará contra su posible extradición a Suecia, ya que teme que, de ahí, pueda ser entregado a EEUU, donde algunos políticos de ese país han llegado a pedir su ejecución.

EFE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo