Columna: "Un chilean way que no nos representa"

Por Leonardo Meyer, director de Diario Pyme

Por

¿Alguien duda lo inolvidable que resultará el año del Bicentenario para los chilenos y, en particular, para las pequeñas, medianas y microempresas? Ni para los chilenos ni para los extranjeros, quienes están conociendo el “chilean way” que marcará la visión que tenga el mundo de nosotros.

En plenas vacaciones el cambio de coalición política en el Gobierno, tras más de dos décadas de Concertación, le siguió un terremoto devastador que liquidó los sueños personales y empresariales de miles de chilenos, especialmente los ubicados entre la Sexta y la Octava Región del país. A 10 meses del sismo se vienen fuertes protestas por la lentitud en la reconstrucción, lo cual refleja la verdadera grieta que dejó el terremoto.

Apenas nos levantábamos vino el hundimiento de la mina San José que permitió a todos los chilenos, acostumbrados a ver cómo se produce el cobre en Codelco, conocer las paupérrimas condiciones en que trabajan otros miles de mineros de pequeñas empresas del rubro.

Si bien el resultado épico del rescate de los 33 nos quedará en la retina, también nos quedarán las incertidumbres respecto de las condiciones laborales existentes en el sector de la pesca artesanal y la agricultura campesina. ¿Tendrá que ocurrir otra catástrofe para preocuparnos de ellos?

Luego vino el impacto en la carretera, esa que cobró la vida de una veintena de trabajadores que ven en Santiago una oportunidad laboral que se les niega en sus pueblos. Otra vez quedó en tela de juicio la seguridad en el sector transporte. Y otra vez la ciudadanía hizo un fuerte cuestionamiento a la empresa privada, esta vez Tur Bus, por el innegable crecimiento económico y patrimonial a costa del nulo crecimiento en calidad de vida para sus trabajadores.

Y hace pocos días, cuando ya sentíamos que el año terminaba sin más tragedias, el incendio en la cárcel de San Miguel desnudó otro “al debe” de nuestro país: el hacinamiento en los recintos penitenciarios y la falta de personal de gendarmería para atender esta población delictual que, de cumplirse la promesa del presidente de terminar con la puesta giratoria, seguirá en aumento.

¿Este es el “chilean way” que queremos mostrar al mundo? De seguro que la culminación del año 2010, y digo esto cruzando los dedos y golpeando tres veces madera para que no ocurran nuevas tragedias al menos hasta el 31 de diciembre, traerá un periodo de reflexión para el incansable y laborioso Presidente y sus Ministros, el cual permita prever temas como la urgente necesidad de trabajar sobre temas como regionalización, la exportación de servicios, o la profesionalización del turismo rural.

Y algo que resulta novedoso y relevante: impulsar la generación de información sectorial de calidad. Miles de periodistas cesantes lo agradecerán, en vez de lamentar el cierre del diario La Nación, reformulando de paso el modo en que los chilenos debemos hacer las cosas: generando y aprovechando oportunidades para crecer.

Revisa más contenidos sobre emprendimiento en el blog de Leo Meyer y www.diariopyme.com.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo