Ola de frío en Europa: En Hungría hay 21º bajo cero

Por

Varias localidades orientales de Hungría registraron en las últimas horas temperaturas de hasta 20 grados bajo cero debido al temporal de nieve que afecta al país, donde hoy funciona con regularidad el aeropuerto de Budapest.

Según informó hoy la agencia MTI, el aeródromo de la capital magiar reabrió anoche tras permanecer cerrado la tarde del sábado y ha recuperado hoy la normalidad, aunque hay cancelados cuatro vuelos a Fráncfort (Alemania) y dos a Gran Bretaña, debido a los problemas que sufren esos aeropuertos de destino.

En las últimas horas, en la provincia de Zala, al suroeste del país, se ha formado una capa de nieve de 40 centímetros, aunque según las autoridades ninguna población quedó aislada.

La policía informó que los accidentes en las carreteras de las últimas 24 horas causaron 55 heridos, mientras que en otros 182 casos sólo hubo daños materiales.

En el tráfico ferroviario todavía hay graves problemas en las provincias orientales y en el sur del país. En varias líneas se registraron roturas de vías por el frío.

En la República Checa, las bajas temperaturas, que esta madrugada alcanzaron los 21 grados centígrados bajo cero en zonas interiores del país, ha causado heladas en algunos tramos de la autopista D1, lo que dificulta el tráfico.

Las demás autopistas y carreteras de primera categoría se encuentran operativas, aunque en muchos casos cubiertas de nieve. Se espera que la situación se complique al inicio de la semana debido a las nevadas y bajas temperaturas de hoy, que oscilarán entre los 4 y 12 grados bajo cero.

Algunas conexiones ferroviarias del norte, entre localidades checas y con Alemania, se hallan interrumpidas.

En la mayor parte del territorio de Austria ha dejado de nevar y ha salido el sol, por lo que ha mejorado la situación creada tras las fuertes nevadas de los últimos días, pero las bajas temperaturas y el riesgo de avalanchas siguen siendo un riesgo.

La Dirección de Seguridad del estado federado de Vorarlberg, en el este del país, informó hoy de que un alud sepultó el sábado a un deportista que practicaba “snowboard”, aunque pudo ser rescatado.

El frío ha congelado las aguas del Danubio, dificultando la navegación por el gran río europeo, y el puerto de Viena tuvo que recurrir, por primera vez en este año, a un rompehielos, informó la empresa gestora del puerto.

Un hombre de 32 años que se cayó desde un puente en el helado río Inn, que atraviesa Innsbruck, capital del Tirol austríaco, pudo llegar por sí mismo a una orilla y pedir auxilio. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo