Lula estrena teleférico en favelas de Río recién ocupadas por la policía

Por

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, estrenó hoy un teleférico del conjunto de favelas Complexo do Alemao, que a finales del mes pasado fue tomado por centenares de policías y militares que expulsaron a las bandas de narcotraficantes asentadas en esa barriada de Río de Janeiro.

“Este teleférico pasa a competir con el del (cerro) Pan de Azúcar para ser la postal de la ciudad”, manifestó Lula, que subió al vehículo acompañado por el gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, y el alcalde de la ciudad, Eduardo Paes.

El teleférico unirá distintos barrios del Complexo de Alemao, cuya comunicación resulta complicada debido a la irregularidad del terreno y a la diversidad de calles, callejuelas y pasajes que forman el conjunto de quince favelas.

La línea tiene una largada de más de tres kilómetros y consta de 152 cabinas en las que caben hasta diez pasajeros, por lo que se calcula que cada día más de 30.000 habitantes del Alemao podrán utilizar el nuevo medio de transporte público.

Lula señaló la importancia “simbólica” del teleférico para el pueblo de Río de Janeiro y especialmente para los habitantes del propio barrio, ya que, dijo, las infraestructuras sociales contribuyen a la “recuperación de su autoestima”.

“Esto empezó siendo un barrio corriente, luego fue cercado por favelas y perdió su libertad porque se habían quedado sin espacio”, explicó el mandatario.

En ese sentido, el teleférico servirá para facilitar las comunicaciones desde los distintos barrios del Complexo do Alemao con otras zonas de la ciudad, aunque el nuevo medio de transporte no abrirá sus puertas al público en general hasta marzo.

Tanto el presidente como las autoridades locales señalaron la importancia de construir e invertir en lugares tradicionalmente excluidos como las favelas, sobre todo tras las políticas de seguridad allí llevadas a cabo.

Tras una semana de asaltos y choques armados entre la policía y el crimen organizado, el 28 de noviembre pasado los cuerpos policiales, apoyados por las Fuerzas Armadas, consiguieron ocupar la zona del Complexo do Alemao, uno de los fortines del narcotráfico en la ciudad que será sede de los Juegos Olímpicos de 2016.

Los cuerpos policiales consiguieron ocupar y controlar la favela, un barrio laberíntico lleno de escondrijos, gracias al apoyo logístico de la Marina que mandó blindados para la operación.

La ocupación de la favela concluyó cuando las fuerzas de seguridad izaron la bandera de Brasil en la torre del teleférico de Complexo de Alemao, el punto más alto de la favela.

Aquella imagen de la bandera brasileña, a modo de conquista, fue considerada el símbolo del triunfo de la autoridad pública sobre el crimen organizado.

Entre las seis estaciones que forman parte del teleférico del Alemao, el primero público de Río de Janeiro, algunas estarán equipadas con servicios para la comunidad como una biblioteca, acceso a Internet inalámbrico e incluso un teatro.

Lula, que dentro de diez días dejará su cargo y pasará el testigo a su sucesora, la presidenta electa Dilma Rousseff, pasó los últimos dos días en la Ciudad Maravillosa realizando actos oficiales.

El presidente más valorado de la historia de Brasil, según una encuesta que la semana pasada le otorgaba el 87 por ciento de aprobación popular, recibió ayer un homenaje en el Sámbodromo de Río de Janeiro, donde miles de personas se reunieron para agradecerle el legado conseguido durante sus ocho años de mandato. EFE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo