Dolce & Gabbana se libran de la cárcel y de un pago de más de mil millones de dólares

La Fiscalía de Milán pidió el pasado 19 de noviembre el enjuiciamiento de los diseñadores acusados, junto a otras cinco personas, de un supuesto delito de evasión fiscal

Por

Domenico Dolce y Stefano Gabbana, dueños y creadores de una de las marcas de moda más importantes del mundo, enfrentaron una de las situaciones más difíciles de toda su carrera. Esto, luego de ser acusados de defraudar al fisco italiano por un delito de evasión de impuestos que ascendía a más de US$1.366,7 millones de dólares.

Hoy, el juez para las audiencias preliminares de Milán, Simone Luerti, decidió archivar la causa por evasión fiscal contra los modistos italianos, tras reconocer que no existían pruebas suficientes para impurtarles ni evidencias claras para proceder en el caso.

Según la investigación, que se llevó a cabo entre 2007 y octubre de 2010, la multinacional Dolce & Gabbana creó una sociedad con sede en Luxemburgo bajo el nombre de “Gado”, que constaba como la propietaria de algunas de las marcas que forman parte del grupo, pero que en realidad se gestionaba desde Italia. De este modo, según la acusación, las ganancias derivadas de la explotación de la marca tributaban en el extranjero y no en Italia donde deberían haberse pagado los impuestos.

Sin embargo y luego de toda la polémica, el dúo que ha trabajado con figuras como Scarlett johansson y Jennifer López salió airoso, evitando la pena de siete años de cárcel que significaba la acusación. De todas formas, los medios italianos aseguran que los diseñadores demorarán demasiado tiempo en recuperar el prestigio de la marca. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo