A Sarkozy lo cuidan hasta con un "paraguas-blindado"

Por infobae

Parece un paraguas normal, pero en realidad es un escudo blindado debajo del cual el presidente francés estará a salvo no sólo de balazos, sino también de pedradas u otros objetos.

El “ParaPactum” es un producto hecho en Francia y, casi como un homenaje al cine, se fabrica en Cherburgo, ciudad célebre por la comedia que lanzó a la fama a Catherine Deneuve(*).
 
El nuevo accesorio que de ahora en más portarán los guardaespaldas del presidente es un elegante paraguas convertible en escudo. Si Nicolas Sarkozy o su esposa Carla Bruni llegaran a encontrarse bajo fuego de proyectiles, de inmediato su custodia podría desplegarlo para cubrirlos. El ParaPactum resiste el shock de un proyectil a 160 kilómetros por hora.
 
Esta innovación fue concebida por la marca Véritable de Cherburgo -un lluvioso puerto normando en las costas del Canal de La Mancha-, en asociación con el Estado francés. Cada ParaPactum costará 7.000 euros (cerca de 10.000 dólares) y es el primero por su eficacia. Está hecho con una tela ultraresistente de varios milímetros de espesor y sus varillas están reforzadas. Resiste al fuego y al ácido y protege hasta tres personas al mismo tiempo.
 
Es a prueba de dientes de perro enfurecido. Y, de ser necesario, también de la cólera de los manifestantes.
 
La investigación y el diseño de este gadget digno de James Bond insumieron un año y se apeló a materiales usados en la Fórmula 1 y en la investigación espacial.
 
El CEO de Véritable Cherbourg, Jean-Pierre Yvon (ver fotos relacionadas), contó al Times de Londres que desde el momento en que obtuvo el contrato, trabajó codo a codo con el Grupo de Seguridad de la Presidencia. “En Cherburgo también fabricamos submarinos nucleares y naves velocísimas. Estamos a la vanguardia en tecnología. El servicio de protección del Eliseo nos felicitó por la excelente calidad de este paraguas y apreció su resistencia y velocidad”.
 
El equipo que proteje a Sarkozy adquirió diez superparaguas que serán utilizados para personalidades políticas como el presidente y su esposa, aunque, aclaró Yvon, “ella, por su talento, seguramente no recibirá tomatazos”.
 
La guardia de Sarkzoy ya utilizó estos verdaderos escudos plegables y portátiles en un accidentado viaje del mandatario al interior del país. En esa ocasión, el Presidente echó al jefe de policía local por permitir que los manifestantes se le acercaran demasiado.
 
El último atentado contra un presidente francés ocurrió en 2002, durante un desfile del 14 de julio, cuando un perturbado de extrema derecha intentó asesinar a Jacques Chirac, antecesor de Nicolas Sarkozy.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo