Sergio Nuño publicó sus descargos a través de Facebook

Por

A causa de la polémica en que se ha visto envuelto durante los últimos días, el realizador del programa de TVNLa Tierra en que vivimos“, Sergio Nuño, publicó un manifiesto en Facebook en donde entrega sus descargos tras el repudio generado.

Nuño asegura que se le ha “acusado injustamente de vender mi conciencia”.

Radio Cooperativa consignó que el director del espacio pro medioambiental sostuvo que siempre trabaja “con el máximo rigor científico y apego a la verdad y realidad”, y así lo hizo respecto de lo ocurrido el Santuario del Río Cruces en el 2004, cuando se produjo la migración de miles de cisnes y la muerte de 4.000 de estas aves así como la desaparición de una planta exótica, no nativa de Chile, como es la Egeria Densa o Luchecillo.

“Cuando inicié el estudio de lo ocurrido en el río Cruces, no me pareció ni a mí, ni a los científicos que me acompañaron, que las causas de lo ocurrido en el Santuario durante el 2004, fuesen sólo producto de la puesta en marcha y operación de la planta de Celulosa Valdivia”, sostiene.

“Desde un principio, y como pueden ver en mis anteriores programas, nunca aprobé dicho proyecto por contaminar las aguas de este Santuario de la Naturaleza”, agrega.

“Con el apoyo adicional de científicos principalmente de las Universidades de Concepción, de Chile y Católica, llegamos a la conclusión que no se podía culpar a la Planta Valdivia como la única protagonista de la desaparición de los cisnes ni del luchecillo, planta que había comenzado a reducir su superficie de cobertura varios años antes de la puesta en marcha de la Planta de Celulosa, tal como diversos estudios lo plantean y la propia prensa de Valdivia lo destacó hacia fines de los 90”, replicó frente a cuestionamientos.

Según indicó en la carta, “la Planta Valdivia produce casi 800 litros por segundo de un efluente que por más que lo traten lo mas adecuadamente posible, indudablemente contiene elementos contaminantes, que incluyen productos químicos y desechos orgánicos, todo lo cual debe diluirse en un caudal pequeño, que luego de 30 kilómetros llega al encuentro del Humedal y Santuario, causando alteraciones al medio ambiente”.

“Sin embargo, no creemos que hayan sido sólo las aguas contaminadas vaciadas por la Planta Valdivia, el único responsable de lo ocurrido a los cisnes y la desaparición de sólo una especie vegetal”, añade.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo