Ezzati cuestionó decomiso de fallo eclesiástico contra Karadima

Por

La iglesia chilena cuestionó hoy la incautación por parte de una jueza de un expediente que contenía un fallo del Vaticano en contra de un sacerdote acusado de abusos sexuales y calificó la situación de “muy delicada”. 

”Ciertamente es un tema muy delicado, porque justamente la confianza y el secreto forman parte de lo que son los derechos de las personas”, afirmó el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, en declaraciones a los periodistas.



Este jueves, la jueza Jessica González junto a funcionarios de la policía chilena allanó la oficina de un abogado, donde decomisaron el expediente que contiene la condena dictada por el Estado de la Santa Sede en contra del sacerdote Fernando Karadima.

 A mediados de febrero, el Vaticano declaró culpable de abusos sexuales al sacerdote chileno Fernando Karadima, de 81 años y formador de cinco obispos.



El documento canónico, que contiene todos los testimonios y pruebas que usó el Vaticano para determinar el fallo de culpabilidad en contra del sacerdote, había sido solicitado la semana pasada por la magistrada para seguir en Chile con la arista penal del caso.

 Sin embargo, el abogado defensor de Karadima, Juan Bulnes, se negó a proporcionárselo amparándose en el secreto profesional y argumentó también que el Vaticano y Chile tienen legislaciones distintas.

El arzobispo Ezzati afirmó este viernes que comparte los dichos del obispo de San Bernardo, Juan Ignacio González, quien sostuvo que lo obrado por la magistrada contraviene lo que hizo la Iglesia en su intento por resguardar el secreto de la investigación.

 Monseñor González expresó además que la diligencia transgredió la tramitación que estaba siguiendo el poder judicial, al solicitar el dictamen directamente al Vaticano.

 “Es un juicio que da un obispo que es experto en derecho y yo comparto también ese juicio”, aseguró Ezzati.

En declaraciones que difunde Emol, Ezzati que también es presidente de la Conferencia Episcopal profundizó aún más en esta idea, al señalar que “una persona humana tiene el derecho de confiarme un secreto y yo tengo que reservar ese secreto dentro de mi corazón”.

Junto con ello, Ezzati dijo que no creía que en el expediente existiera una información secreta, sin embargo se mostró favorable a que en este caso se respetara el conducto regular.

 Fuentes consultadas por Efe dijeron este jueves que, tras el operativo encabezado por González, los funcionarios policiales incautaron en la oficina de Bulnes una carpeta de 255 páginas que conforman la condena canónica.


En tanto, el presidente de la Cámara de Diputados, Patricio Melero, que este viernes visitó junto a otros parlamentarios a monseñor Ezzati, reconoció que la confiscación de los documentos abría una polémica y admitía distintas visiones, pero que son “respetuosos de las potestades del poder judicial”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo