Acusados del caso bombas deponen huelga de hambre

Tras 65 días

Por

Un total de ocho personas que permanecen en prisión preventiva acusados por la justicia de la instalación de al menos 20 bombas en la capital de Chile desde 2006, dieron por finalizada la huelga de hambre que se prolongó por 65 días.

La información fue confirmada el martes a los periodistas por el diputado Partido por la Democracia (PPD) Tucapel Jiménez, quién señaló que la decisión de los acusados responde a un voto de confianza hacia la mesa de diálogo entre los representantes mediadores y el Ejecutivo.

Las ocho personas vinculadas al denominado “caso bombas” forman parte de un grupo de catorce presuntos subversivos, detenidos en agosto de 2010 en operativos realizados en Santiago y Valparaíso, durante allanamientos a “casas okupa” y domicilios particulares de los acusados.

Jiménez dijo este martes, tras visitar a los imputados en la cárcel de Alta Seguridad, que los jóvenes mantienen su “desconfianza hacia el sistema, pero esperan tener un juicio justo como a cualquier chileno”.

Este lunes, la justicia chilena revocó la prisión preventiva que pesaba sobre Pablo Morales, sindicado por la fiscalía como el cabecilla de este grupo.

La decisión fue tomada por la sexta sala de la Corte de Apelaciones de Santiago que reemplazó la prisión preventiva por arresto domiciliario.

Los tres jueces que conformaron la sala estimaron que era necesario este cambio, dado que la pesquisa ya estaba cerrada. También argumentaron que Morales llevaba privado de libertad desde agosto de 2010.

Morales perteneció al ultraizquierdista Grupo Lautaro, que combatió contra la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), y estuvo doce años en prisión por atentados terroristas, incluidos homicidios de policías, cometidos a comienzos de la década de los noventa, cuando Chile ya había recobrado la democracia.

EFE
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo