Libia: Polémica por eventual uso de viagra para fomentar la violación

Por

La ONU no cuenta con pruebas verificables sobre las acusaciones de que el régimen de Muamar el Gadafi distribuye el medicamento contra la impotencia masculina, viagra, entre sus tropas para fomentar las violaciones a sus enemigos.

El organismo internacional conoce algunas denuncias sobre ese tipo de prácticas, además de otras relacionadas con el uso de la violencia sexual en el conflicto libio, pero “por el momento” no tiene las pruebas necesarias “desde el terreno” para confirmarlas, explicaron hoy a Efe fuentes diplomáticas de la ONU.

Naciones Unidas sigue igualmente “muy de cerca” los acontecimientos en Libia, según explicaron las mismas fuentes, que detallaron que son numerosas las voces en el organismo que realizan llamamientos para “actuar, detener y sobre todo prevenir” la violencia sexual “sin esperar a informes que la confirmen”.

La polémica acerca del supuesto uso de la viagra surgió después de que distintas fuentes diplomáticas señalaran que la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Susan Rice, había denunciado esa práctica por parte de las fuerzas gadafistas ante los miembros del Consejo de Seguridad durante la reunión a puerta cerrada del jueves.

La diplomática estadounidense tampoco presentó pruebas acerca de esas alegaciones, pero varias organizaciones de defensa de los derechos humanos y hasta los propios rebeldes libios ya llamaron la atención sobre los casos de violaciones cometidas por las fuerzas oficiales.

Si se confirmaran esas denuncias, quedaría de manifiesto que los responsables de las fuerzas de Gadafi alientan a sus hombres a llevar a cabo violaciones para aterrorizar a la población de las áreas en las que los rebeldes son más fuertes, lo que significaría el uso de las violaciones como un arma de guerra.

La representante especial de la ONU sobre violencia sexual en conflictos, Margot Wallstrom, alertó ya el pasado 14 de abril al Consejo de Seguridad de que “la violencia sexual” se había disparado en Libia “pese a la robusta acción de la comunidad internacional para proteger a los civiles”.

Wallstrom mostró entonces su malestar ante los miembros del Consejo de Seguridad debido a que en las resoluciones aprobadas en relación a Libia (1.970 y 1.973) no se hace mención “al riesgo de violencia sexual en el conflicto” en la lista de las preocupaciones relacionadas con los ataques a los derechos humanos.

La representante especial de la ONU reconoció que los informes sobre el gran número de violaciones en Libia tampoco estaban confirmados por los representantes del organismo, que tienen problemas para moverse dentro del país, aunque han sido apoyados por organizaciones de derechos humanos y personal médico.

El mes pasado los rebeldes libios mostraron en Bengasi algunos objetos que arrebataron a los seguidores de Gadafi durante sus enfrentamientos, entre los que, además de armas y municiones, se encontraban cajas de viagra.

“Gadafi dice que los rebeldes tomamos drogas y viagra, pero esto es lo que llevaban sus soldados”, indicaban a finales de marzo los jóvenes revolucionarios libios en el bastión de los rebeldes señalando una caja del viagra Magdi. EFE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo