Lorca intenta volver a la normalidad entre el miedo a réplicas y derrumbes

Por

Tres días después del sismo que dejó nueve muertos y 300 heridos en la ciudad española de Lorca, en Murcia (este), muchas personas permanecen hoy en los campamentos para los damnificados y otras volvían a sus viviendas, aunque con miedo a las réplicas y al derrumbe de las construcciones afectadas.

Entre la población extranjera, unos dos mil ecuatorianos y otros 500 bolivianos permanecen en los campamentos acondicionados para acoger a las personas que han quedado sin techo, informaron a Efe fuentes oficiales de los dos países.

Lorca, un municipio con cerca de 95.000 habitantes, donde residen unos 10.000 ciudadanos de Ecuador y 4.000 de Bolivia, fue sacudida el miércoles por dos sismos de 4,4 y 5,1 grados de magnitud en la escala abierta de Richter que dejaron también graves daños materiales.

El presidente del gobierno regional murciano, Ramón Luis Valcárcel, pidió a los lorquinos cuyas viviendas han sido declaradas habitables que las ocupen rápidamente para evitar el riesgo de colapsar los tres campamentos de damnificados.

Muchos vecinos de la ciudad intentaban regresar a sus casas después de recibir el visto bueno de las autoridades, aunque otros prefieren no hacerlo ante la presencia de grietas en las construcciones.

Mientras tanto, otras personas transitaban con maletas preparando su salida de la ciudad y otros lamentaban el destrozo de sus viviendas o negocios.

Fuentes municipales informaron a Efe de que el 57,76 por ciento de los edificios del casco urbano (1.597 de 2.765), mayoritariamente viviendas, han sido declarados habitables por 26 equipos de arquitectos que inspeccionaron la ciudad en 48 horas y marcaron con color amarillo el 28,61 por ciento de las construcciones (791), que requieren reparación antes de que puedan ser habitadas.

Los técnicos marcaron con color verde las edificaciones que no resultaron afectadas y con rojo las que han sufrido daños graves y no podrán ser ocupadas.

Este mediodía llegó a Madrid y se trasladó de inmediato a Lorca la ministra de la Secretaría Nacional del Migrante (SENAMI) de Ecuador, Lorena Escudero.

Óscar Jara, el representante de la SENAMI en España, informó a Efe de que la ministra se propone trabajar desde hoy mismo para establecer las prioridades de los alrededor de dos mil ecuatorianos damnificados y evaluar la inversión necesaria por parte del Gobierno de Ecuador para ofrecerles “toda la ayuda necesaria”.

La cónsul de Bolivia en Murcia, María Celia Orellana, dijo a Efe que no hubo víctimas mortales ni heridos entre la colonia boliviana, aunque estimó que la cifra de afectados de su país asciende a 500, algunos de los cuales se han ido a casas de familiares o amigos en otras ciudades.

Orellana aseguró también que así como muchas viviendas de bolivianos han recibido la señal verde para poder ser habitadas, otras muchas están marcadas con rojo por lo cual sus inquilinos permanecen en los campamentos “esperando alguna decisión política del Gobierno de España”.

Aunque reconoció que en los campamentos hay control y los damnificados reciben alimentación, la cónsul boliviana expresó su preocupación ante “la falta de carpas, ya que la demanda es muy grande” y muchas personas -dijo- han debido dormir a la intemperie.

A primera hora de hoy, la ministra española de Defensa, Carme Chacón, se entrevistó en Madrid con el jefe de la Unidad Militar de Emergencias (UME), José Emilio Roldán, y estableció comunicación con varios miembros del dispositivo de esta unidad enviada a Lorca.

Según la ministra, “hay mucho por hacer” en Lorca, la tarea primordial es restablecer cuanto antes la normalidad, y la atención se centra en dar cobijo, alojamiento y alimentación a la población.

Hoy entró en vigor un decreto aprobado la víspera por el Gobierno con medidas urgentes para reparar los daños causados por el terremoto.

Se trata de una medida dirigida a las familias que perdieron a sus seres queridos, a los ciudadanos que han perdido su vivienda y a los comerciantes y empresarios que han visto su vida profesional “profundamente alterada”. EFE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo