Ministro Bulnes: "No voy a otorgarle ningún beneficio especial a los militares"

Gobierno admite disparidad entre reos comunes y presos por violaciones a DDHH

Por

El Gobierno admitió hoy las disparidades y “diferencias abismales” que existen entre las condiciones carcelarias de los reos comunes y las de los presos condenados por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura.

“No me parece normal (esa brecha), pero me llama la atención que quince años después nos sorprendamos de la disparidad o de la diferencia abismal que existe entre uno y otro tipo de penal”, dijo hoy el ministro de Justicia, Felipe Bulnes, en declaraciones a Radio Cooperativa.

Bulnes hizo alusión al “arreglo institucional” pactado en 1995, durante el Gobierno del democristiano Eduardo Frei (1994-2000), para construir los penales de Punta Peuco y Cordillera, destinados a albergar a represores de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Cuando se llegó a ese acuerdo, Pinochet ejercía aún como comandante en jefe del Ejército.

Ese pacto “es también parte de las tradiciones carcelarias con las cuales tenemos que convivir”, apuntó hoy Bulnes.

El ministro avanzó que no va a restarle privilegios a los represores, sino que va a tratar de mejorar la situación del resto.

“No voy a otorgarle ningún beneficio especial a los militares más allá de lo que la institucionalidad prevea, ni tampoco los voy a humillar ni voy a hacer ningún plan especial. Lo que sí me voy a preocupar es de mejorar las condiciones carcelarias del resto de la población penal”, indicó.

Esas disparidades quedaron en evidencia en la noche de este miércoles, cuando Televisión Nacional (TVN) emitió un reportaje que mostró por primera vez las instalaciones de esos dos recintos para exmilitares, situados en los alrededores de Santiago.

Las imágenes fueron grabadas por dos diputados que están visitando los penales del país para conocer las condiciones carcelarias, después de que el incendio de diciembre en que murieron 81 reos pusiera de manifiesto el grave hacinamiento, que alcanza el 60 %.

Por ejemplo, en la llamada ex Penitenciaría hay sólo 530 guardias para vigilar a 7.200 internos, de los cuales 160 duermen a la intemperie, en tiendas de campaña, según reveló esta misma semana esa comisión de parlamentarios.

En cambio, en el Penal Cordillera residen diez internos que viven en cinco cabañas, cada una de ellas equipadas con dos habitaciones con baño, una pequeña sala de estar y una cocina, así como electrodomésticos proporcionados por las familias de los reos.

Uno de los autores de las imágenes, el parlamentario comunista Lautaro Carmona, denunció que los reclusos viven en “verdaderas cabañas de veraneo”.

En tanto, Punta Peuco, donde hay 74 gendarmes (guardias de prisiones) para vigilar a 48 internos, se asemeja más a las cárceles comunes, ya que existen rejas, los reclusos comparten celdas y los baños son comunes y no todos están en buen estado.

Sin embargo, en ese penal “hay unos espacios deportivos maravillosos, nuevos, espacios con patios, con flores, con césped, con parrillas para recibir visitas”, señaló el diputado independiente Sergio Aguiló.

Entre los reclusos se encuentra el general retirado Raúl Iturriaga Neumann y los exbrigadieres José Zara y Christoph Willike, condenados por el homicidio del general Carlos Prats, exjefe del Ejército de Salvador Allende, y de su esposa, en 1974.

Consultado sobre si existen dos estándares en las cárceles chilenas, el coronel Heriberto Muñoz, director de Seguridad de Gendarmería, respondió a TVN: “Atendida la realidad actual, creo que hay que decir que efectivamente así es”.

“Las condiciones de reclusión en Punta Peuco y Cordillera son el ideal de los que nosotros como Gendarmería proponemos”, aseguró.

En cambio, el ministro de Justicia indicó hoy que esa “no es la idea de cárcel” en la que el Gobierno está trabajando, sino que su propósito es separar a los presos según su grado de peligrosidad.

EFE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo