Jóvenes confiesan vampirismo en Nueva Zelanda

Dos jóvenes se declararon culpables ante la justicia de perpetrar un ataque “chupasangre”

Por

Xenia Gregoriana Borichevsky y James Eric Orr, ambos de 19 años, reconocieron ante un tribunal de Wellington, Nueva Zelandia, haber herido con intención a  un joven de 18 años al que mordieron y bebieron la sangre el 20 de febrero de 2010.

Unas horas antes del ataque, la víctima estuvo be­biendo licor y se hizo perforaciones o piercings en distintas partes del cuerpo en el departamento de Orr.

Poco después, el grupo decidió comprar más alcohol y al regreso, el joven fue mordido varias veces en el pecho, brazos y torso, por lo que tuvo que ser ingresado en el hospital a causa de la infección en una de sus heridas.

El juez Bruce Davidson señaló que el ataque fue perpetrado sin el consentimiento de la víctima, cuando fue sorprendida y forzada mientras estaba “borracha y vulnerable”.

Las sentencias contra los agresores serán anunciadas el próximo mes, aunque ya se contempla el pago de una indemnización de unos 400 dólares cada uno y varias horas de trabajos comunitarios con libertad plena o restringida.

En el ataque vampiro  también participó otro jo­ven, James Phillip Brooks, quien ya se declaró culpable el año pasado y fue sentenciado a tres meses de libertad restringida, 150 horas de trabajo social, el pago de 400 dólares de indemnización y diez meses de libertad bajo supervisión. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo