Polémica por hotel aleman que ofrece estadía como "prisionero nazi"

Durante el régimen de Adolf Hitler, el Stadt Hameln, en Alemania, era una cárcel en la que se torturaba y ejecutaba a disidentes. La insólita propuesta turística consiste en revivir las penurias de los reos

Por INFOBAE

Los amplios jardines, la vista privilegiada y los detalles de lujo le valieron las cuatro estrellas que ostenta en su entrada. Pero no todo en el Stadt Hameln, ubicado en la ciudad de Hamelin, es confort y placer. Sus administradores han decidido explotar el funesto pasado del edificio para incluir entre sus ofertas la posibilidad de recrear lo que padecían los prisioneros de la Segunda Guerra Mundial en la Alemania Nazi.

“Fiesta en prisión” es el nombre que eligieron para la propuesta, según informó el diario español El Mundo. Incluye una estadía con carceleros, traje a rayas y el máximo rigor germano. Y, al parecer, es todo un éxito en sus visitantes.

Por apenas unos 62 dólares, el huésped puede “disfrutar” de la terrorífica experiencia de recibir tratos similares al que padecieron los cientos de prisioneros que pasaron por allí en el pasado. Además de la vestimenta, recibe un “menú de encarcelado” basado en “bebida y pasta de prisionero”.

Sin agregar dinero, quienes visitan el lugar tienen derecho a pasar una “velada festiva”, en la que los detenidos deben presentarse sobrios y limpios en un salón para dirigirse en fila de dos y máxima cautela a un pabellón común. Si les es necesario dejar el lugar para ir al baño, dos carceleros lo acompañarán para vigilarlo.

El edificio donde funciona el Stadt Hameln fue construido en 1827 con la intención de ser una cárcel. Ese fue el uso que le dieron los nazis, que practicaron allí todo tipo de vejaciones y torturas a sus prisioneros, además de sus habituales ejecuciones.

De acuerdo a El Mundo, tras la caída de Hitler, también los ingleses utilizaron el lugar para llevar a cabo sus ajusticiamientos. Recién en 1993 fue reconvertido en un hotel, aunque pocos podrían imaginarse entonces que años más tarde tendría esta insólita oferta.

Los familiares de las víctimas ya hicieron llegar su descontento, ya que consideran que el hotel está usufructuando el sufrimiento. Dijeron que la propuesta es ofensiva y de mal gusto. Los administradores, sin embargo, aseguraron que no existen diferencias con otras cenas temáticas. 
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo