Papa Benedicto XVI aseguró en Croacia que "Jesús no es un embaucador"

Por

Benedicto XVI recibió este sábado su primer baño de masas en la vigilia que celebró con miles de jóvenes croatas en el centro de Zagreb, a los que aseguró que Jesús “no es un embaucador” y exhortó a que no cedan a la tentación de las cosas materiales, “al tener y el poseer”.

Acogido con cantos y aplausos y los clásicos “Benedicto, Benedicto” por más de 50.000 jóvenes, que desafiaron estoicamente las tormentas y fuertes lluvias que descargaron por la tarde en la capital croata, el Pontífice invitó a los muchachos a poner su confianza en Jesús, “ya que nunca os desilusionará”.

“Jesús no es un maestro que embauca a sus discípulos: nos dice claramente que el camino con Él requiere esfuerzo y sacrificio personal, pero que vale la pena”
, dijo el anciano Pontífice, de 84 años, que presentaba buen aspecto.

El Obispo de Roma animó a los jóvenes a no dejarse “desorientar” por las promesas atractivas de éxito fácil, de estilos de vida que privilegian la apariencia en detrimento de la interioridad.

“No cedáis a la tentación de confiar solamente en el tener, en las cosas materiales, renunciando a descubrir la verdad que va más allá, como una estrella en lo alto del cielo, donde Cristo quiere llevaros. Dejaos guiar a las alturas de Dios”, agregó el Papa, en medio de los aplausos de los muchachos, que ondearon banderas y bufandas con los colores amarillo y blanco del Vaticano.

El papa Ratzinger les recordó que del 16 al 21 de agosto se celebrará en Madrid la Jornada Mundial de la Juventud, que él presidirá y tiene como lema “Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe” y manifestó que creciendo en la amistad con Jesús podrán testimoniar a todos “la alegría de haber encontrado a Aquél que siempre os acompaña y os llama a vivir en la confianza y en la esperanza”.

El papa les puso como ejemplo a Ivan Merz (1894-1928), beatificado por Juan Pablo II en Banja Luka en 2003, un joven laico e intelectual promotor de Acción Católica en Croacia, que dedicó su energía a educar a los jóvenes y que está considerado por la Iglesia como un modelo de apostolado para sacerdotes y religiosos.

La vigilia, durante la que no llovió, celebrada en la plaza Josip Jelacic, en el centro de Zagreb, comenzó con la entrada en procesión de la Virgen de la Puerta de Piedra, la patrona de la ciudad.

Según la tradición, la Puerta a la antigua Zagreb sufrió en 1731 un gran incendio que devoró todo menos la piedra. Entre sus escombros y cenizas fue hallada intacta, colgada encima de la entrada, una imagen de la Virgen con el Niño Jesús.

El cuadro fue colocado en una capilla, convirtiéndose en un lugar de devoción de los capitalinos, que aseguran que se trata de una imagen milagrosa.

Tras recorrer la plaza en el “papamóvil”, el alcalde de Zagreb entregó las llaves de la ciudad al Papa y después habló el presidente de la Conferencia Episcopal Croata, Marin Srakic, y dos jóvenes narraron sus vidas.

El obispo Srakic calificó a las familias como “células insustituibles para el crecimiento de los pueblos y de la Iglesia” y dijo que además de ser fuente de la vida, la familia es el lugar y el núcleo ideal donde el ser humano puede crecer y realizarse.

Srakic denunció que en el mundo y en Croacia se respira “un aire de crisis cultural, económica y política que esconde en realidad una profunda crisis espiritual”.

“Esa crisis difunde la indiferencia, acentúa las divergencias ideológicas o de otro tipo y consolida la insatisfacción de la que difícilmente se sale”, subrayó el jefe de los obispos croatas.

El joven de 25 años Daniel Vorih, estudiante de último año de Geografía e Historia, contó que cuando era adolescente la Iglesia y la fe eran para él “cosas aburridas”, hasta que un día cuando se encontraba sólo en una capilla sintió la llamada de Jesús y ahora, cuatro años después, se prepara para ser sacerdote.

Mateja Buha, una joven de 22 años, habló de cómo ha ido madurando espiritualmente a lo largo de su vida y tras pensar incluso en meterse a monja decidió estudiar Teología como seglar y ahora tiene novio, su fe se ha robustecido fuertemente y está decidida a ayudar a los jóvenes “desorientados”.

La vigilia concluyó con la adoración del Santísimo Sacramento y la entrega por parte del Papa de un rosario a la Virgen de la Puerta de Piedra.

Tras la vigilia, los jóvenes marcharon al hipódromo de Zagreb, donde muchos de ellos pasarán la noche a la espera de la misa que se espera multitudinaria y oficiará mañana, domingo, el Papa con motivo de la Jornada Nacional de la Familias católicas croatas.

EFE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo