Diversas interpretaciones en Italia por singular beso entre mafiosos de la Camorra

Por

Daniele D’Agnese es uno de los jefes de la Camorra (mafia italiana de Nápoles) y acaba de ser detenido junto a su guardaespaldas, Carmine Amato. Ambos son acusados por la justicia de tráfico de drogas y ser miembros de una organización criminal mafiosa.

Sin embargo, el hecho que más llamó la atención es que en las afueras de la comisaría donde se les efectuó parte del proceso de detención, cuatro varones veinteañeros esperaron que saliera Amato y D’Agnese, y se acercaron a la puerta. “Venimos sólo a saludarlos, no los vemos desde hace dos años”, dicen.

Los agentes los hicieron retroceder, pero en un momento uno de esos jóvenes consigue burlar la seguridad, llega hasta D’Agnese, lo abraza y le da un beso en los labios, que el otro recibe complacido.

En ese entones llega la policía, que se recompone de la sorpresa y los separa. Se crea un poco de confusión, hasta que Amato y Agnese son subidos al furgón policial que los trasladará a prisión.

Este beso, que ha provocado tanta curiosidad en el mundo, ha sido ya objeto de múltiples interpretaciones. Por un lado, están quienes aseguran que es una advertencia para que el detenido se mantenga en silencio y no delate a sus compañeros, lo que vendría siendo uno de los antiguos códigos que manejan los miembros de la mafia.
 
Otro sector de la prensa y los ciudadanos italianos rechaza tal hipótesis. “No es un mensaje cifrado”, explica un experto citado por La Reppubblica. “Sólo una señal de afecto y pertenencia sin ningún valor sexual”.

Según el investigador, este tipo de manifestación puede verse muy a menudo en los barrios orientales de Nápoles, “sólo que no hay fotógrafos que inmortalicen la instantánea”, indica. “Ese beso significa una sola cosa: te quiero por encima de cualquier otra cosa, porque eres uno de nosotros, y esto no tiene nada que ver ni con el sexo ni con el hecho de que ahora estés esposado”.

Según esta fuente, los camorristas del centro de la ciudad prefieren evitar este tipo de gestos, mientras que los secesionistas, los clanes del Norte en general e incluso los de la periferia “hacen del beso en la boca una costumbre, incluso entre hombres. Es un modo de mostrar el sentido de completa pertenencia a la familia camorrística”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo