Niño de 12 años arriesga cadena perpetua en EEUU por matar a su hermano

Por ABC (España)

Luego de matar a su pequeño hermano de dos años a golpes, el pequeño Cristian Fernández, de 12 años, podría convertirse en el condenado a cadena perpetua más joven en la historia de EEUU.

Dos meses antes de asesinarlo, Cristian le había roto una pierna, en la misma casa de Jacksonville, Florida, donde vive la familia, de origen hispano. A la madre, Biannela Susana, de 25 años, se la juzgará por negligencia, por dejar al bebé a cargo de Cristian a pesar de los antecedentes de ensañamiento con él, confirmados por los propios allegados.

Sin embargo, Cristian esconde una terrible situación a la que parecía destinado. Su padre fue encarcelado por delitos sexuales tras haber dejado embarazada a la madre. Esta dio a luz a Cristian a los 12 años de edad, y a los 14 tuvo que ser acogida con el bebé en servicios de asistencia porque el hijo andaba “solo y desnudo”. La abuela, entonces de 34 años, estaba sumergida en las drogas. El padrastro se suicidó enfrente de la familia para evitar ser detenido por abusar continuamente de Cristian.

Lo normal sería que a Cristian se le juzgara en un tribunal de menores, y por tanto, en caso de ser considerado culpable de la muerte de su hermano, David Galarriego, ingresara en un centro correctivo hasta los 21 años. Pero en EE.UU. cada estado establece sus excepciones para casos singulares, y en Florida se le puede juzgar como a alguien mayor de edad debido a la gravedad del crimen imputado. La fiscalía asegura que el asesinato de primer grado, que en un adulto lleva aparejada la cadena perpetua, fue cometido “con mucha reflexión”, por lo que si quedara libre a los 21 años “aún no habría tenido tiempo de corregirse” y supondría un riesgo para la sociedad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo