La Butaca de Lagos: "Los pingüinos de papá, Culpable o inocente y Winnie The pooh"

Por

Los pingüinos de papá

Nota ▪▪▫▫▫
Actores Jim Carrey, Carla Gugino, Angela Lansbury, James Tupper.
Duración: 95 minutos
Género: Comedia.

Un alto ejecutivo en Nueva York recibirá como herencia un grupo de pingüinos que generarán un caos en su vida. Cuidar a los animales no es nada fácil, y rápidamente se encontrará en aprietos en la casa, en el trabajo y con su familia.
Uno espera encontrarse con un Jim Carrey estridente, sin embargo baja un poco las revoluciones para dar paso a la emo­tividad familiar. Cliché al máximo que logra algunos buenos momentos.
Asimismo, con mi experiencia personal al tener un so­bri­no pequeño, te vas dando cuen­ta que, aunque la cinta carezca de excelencia y total gracia, los niños se divierten por las caídas tontas y los chistes escatológicos aptos para ellos, aunque uno esté a punto de entrar en una reponedora siesta.
Dirigida por Mark Waters, quien nos sorprendió grata­men­te con “Chicas pesadas”; quien pasó desapercibido con “Ojalá fuera cierto”, y quien nos desilusionó con “Los fantasmas de mi ex novias”.

Culpable o inocente

Nota ▪▪▫▫▫
Actores Matthew McConaughey, Marisa Tomei, Ryan Phillippe.
Duración: 118 minutos
Género: Thriller.

Mickey Haller es un abogado con un sello bastante personal y se las verá difícil cuando le llegue el caso de un playboy de Beverly Hills que es arrestado por atacar a una joven.
McConaughey nos confirma que puede actuar algo más que comedias tontas; sin embargo, se le escapa, de tanto en tanto, su cara de “goofy”. Por otro lado, la historia carece de peso y originalidad, convirtiéndose en obvia, más allá de un elenco que se mantiene parejito. Dirigida por Brad Furman. 

Winnie the Pooh

Nota ▪▪▫▫▫
Duración: 69 minutos
Género: Animación.

Regresamos al Bosque de los Cien Acres donde el tierno oso y sus amigos Tigger, Conejo, Piglet, Cangu, Rito, y con nada menos que Igor, quien ha perdido su cola. Búho enviará a to­da la pandilla a una gran mi­sión para salvar a Christo­pher Robin de un problema imaginario.
Hay momentos bellos en es­te estreno. Así, nos olvida­mos del 3D estridente para dar paso a una vieja escuela con un po­qui­to de renovación; y vieja es­cuela que da pie para un análisis sobre el actual gusto infantil: qué tipo de películas prefieren, ya que hace rato que se di­vierten con bastante violencia y esquizofrenia incluida -la que viene, por lo demás, de los a­dultos creadores de cintas animadas-.
Para niños bien, pero bien pequeños, si es que hay aún no corrompidos por esa esquizofrenia, es esta película dirigida por Stephen J. Anderson y Don Hall.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo