Camarera supuestamente abusada por Strauss-Kahn admite que mintió a la justicia

Por EFE

La Fiscalía de Manhattan ofreció detalles de las “mentiras” e “inconsistencias” en las que cayó en las últimas semanas la mujer que acusó al ex director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, de asalto sexual e intento de violación, lo que llevó hoy al juez a poner fin a su arresto domiciliario.



En un escrito enviado el jueves a los abogados de Strauss-Kahn, la Fiscalía detalla que la mujer mintió durante la investigación sobre lo ocurrido inmediatamente después del incidente en el hotel Sofitel.



También reconoció haber engañado a los servicios de inmigración para pedir asilo político en Estados Unidos hace siete años.

 Su abogado, Kenneth Thompson, dijo hoy a la prensa que “la víctima ha decidido de forma voluntaria decir la verdad sobre cómo llegó a este país”.



Según el documento, firmado por el asistente del fiscal Artie McConnell, la denunciante afirmó ante un gran jurado que tras escapar de la suite de DSK permaneció en el pasillo de la planta 28 y no denunció lo ocurrido a una supervisora hasta que vio al político francés abandonar la habitación y subirse al ascensor. 

Sin embargo, días más tarde reconoció en diferentes entrevistas con los investigadores que la secuencia de los hechos no fue exactamente así y detalló que después de lo ocurrido en el interior de la suite procedió a “limpiar otra habitación” antes de denunciar el incidente con Dominique Strauss-Kahn a la supervisora.

Por otro lado, según la Fiscalía, la denunciante reconoció haber mentido sobre las circunstancias de su llegada a EE.UU. en 2004 con un visado “fraudulento”, y en la petición de asilo que presentó ese año, en la que certificó “bajo pena de perjurio” que tanto ella como su marido habían sido acosados y golpeados por el régimen guineano.



Durante la investigación sobre el incidente con el político y economista francés de 62 años, la mujer admitió a los fiscales que se inventó los hechos denunciados en la petición de asilo.

 Explicó, según ese escrito, que lo hizo con ayuda de un hombre del que se desconoce su identidad que le grabó en una cinta lo que debía decir a los agentes de inmigración y que ella se lo aprendió “de memoria”.


La Fiscalía de Manhattan reveló también que en otras dos entrevistas diferentes dijo que fue víctima de una “violación” en su país, en ambos casos “llorando” y dando la sensación de estar “muy afectada” al rememorar lo ocurrido, aunque posteriormente admitió que “nunca se produjo” y que fue para incluirlo en la petición de asilo. 

La inmigrante guineana reconoció también haber mentido en sus dos últimas declaraciones de impuestos, en las que además de su hija incluyó a otro menor para pagar menos al fisco, y que engañó también sobre sus ingresos para poder seguir recibiendo ayudas para la vivienda donde reside en Bronx.

DSK quedó hoy liberado de cumplir arresto domiciliario y libre de viajar dentro de Estados Unidos, tras descubrirse elementos que erosionan la credibilidad de las acusaciones por asalto sexual e intento de violación en su contra y de que la misma fiscalía admitiese que el caso se ha debilitado.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo