San Fermín: "Chupinazo" transforma Pamplona en la capital mundial de la fiesta

Por

[FOTOS] Desborde total en el inicio de la Fiesta de San Fermín
 
El lanzamiento hoy del tradicional “chupinazo“, que anuncia el comienzo de los Sanfermines, transformó un año más a Pamplona en capital internacional de la fiesta y destino de miles de turistas de todo el mundo.

Al grito de “¡Pamploneses, pamplonesas, viva  San  Fermín! ¡gora (viva en euskera)  San  Fermín”, el nuevo alcalde de la ciudad, Enrique Maya, prendió este mediodía la mecha del cohete y cumplió así una de sus mayores ilusiones, tan sólo tres semanas después de asumir el cargo.

La plaza del Ayuntamiento estaba cubierta por un manto rojo formado por los pañuelos ondeados por las miles de personas que, vestidas totalmente de blanco, como manda la tradición, esperaban expectantes el momento del “chupinazo” para anudárselos al cuello.

Con este acto quedan inaugurados nueve días consecutivos de fiestas en honor de  San  Fermín, universalizadas por el escritor estadounidense Ernest Hemingway, de cuya muerte se cumplen ahora 50 años, en su novela “The sun also rises” (1932), traducida como “Fiesta”.

Los Sanfermines son famosos en el mundo entero por los peligrosos y emocionantes encierros que se celebran a primera hora de la mañana.

A partir de este jueves, por las estrechas calles del casco histórico de la ciudad, cientos de “mozos” correrán delante de seis astados en un tramo de unos 800 metros, los que separan los corrales de Santo Domingo del coso taurino, donde las reses serán lidiadas horas después.

Son minutos de tensión e intensa emoción, ya que algunas veces los toros causan heridos o muertos, teniendo en cuenta que ha costado la vida a 15 corredores hasta la fecha.

Durante los Sanfermines, Pamplona puede llegar a recibir hasta un millón de visitantes de todo el mundo, entre los que destacan los estadounidenses, atraídos por el mito creado por Hemingway, pero también franceses, por su proximidad geográfica; británicos, italianos, alemanes y latinoamericanos.

El programa festivo, en el que se han invertido 2,7 millones de euros (3,8 millones de dólares) incluye 520 eventos, de los que 342 son musicales, 137 familiares y 33 taurinos.

Hoy, por el casco viejo de la ciudad, desfilarán las habituales bandas de música y la comparsa de Gigantes y Cabezudos, mientras que la programación taurina arrancará con una corrida de rejones con Pablo Hermoso de Mendoza, Sergio Galán y Roberto Armendáriz.

Todo ello salpicado en distintos lugares y a diferentes horas por espectáculos musicales, verbenas o fuegos artificiales.

Un total de 639 periodistas se han acreditado para informar de las fiestas, cuyo inicio fue retransmitido en directo a través de cinco pantallas gigantes ubicadas en distintos puntos de la ciudad, ante la imposibilidad de que la plaza del Ayuntamiento acoja a todos los que querrían presenciarlo allí.

Por primera vez este año, los asistentes no pudieron acceder a la plaza con envases de vidrio, una limitación que se suma a la que otros años afectaba a la entrada con huevos, harina o salsa de tomate, para evitar un exceso de suciedad y lesiones como las que en 2010 sufrieron cerca de sesenta personas.

No hubo, por tanto, oportunidad de refrescarse con botellas de cava, con las que habitualmente se rociaban entre ellos los asistentes, que tuvieron que conformarse con grandes vasos de plástico con vino.

Durante los nueve días de festejo, se reforzarán las dotaciones de las fuerzas de seguridad, que trabajarán para garantizar que los Sanfermines son un ejemplo para el mundo de “respeto, paz y convivencia”.

Tras nueve días de toros y fiesta, el tradicional “¡Pobre de mí!”, entonado en la medianoche de la última jornada festiva por miles de personas, despedirá un año más los Sanfermines. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo