Michelle Obama pide almuerzo de 1.700 calorías en medio de campaña contra la obesidad

Por

Michelle Obama está en campaña. No para ayudar a su esposo, el presidente de EEUU, Barack Obama, a llegar al sillón presidencial nuevamente, sino que para combatir una de las más grandes epidemias del mundo moderno: la obesidad.

Sin embargo, la primera dama de la nación más influyente del orbe se encuentra bajo la lupa luego de ser sorprendida ordenando un combo de comida rápida en el nuevo local de hamburguesas Shake Shack, por un valor nutricional total de 1.700 calorías, según el Washington Post.

La publicación asegura que “Lady Obama” llegó hasta el recién inaugurado local y pidió una ShackBurger, papas fritas, malteada de chocolate y una bebida dietética. Para su mala suerte, la escena fue vista por un periodista del Washington Post que no demoró en corroborar la información del valor nutricional de la comida en el sitio web de la cadena de restaurantes.

Si bien no fue posible comprobar si Michelle Obama se comió todo eso ella sola -la oficina de la primera dama estadounidense declinó comentar el episodio-, los cuestionamientos surgen desde ya que en 2010 estrenó la campaña “Let’s Move” (“Muévete”), orientada a combatir al obesidad infantil.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo