MEO en carrera: "Las razones que me llevaron a ser candidato siguen vigentes"

Este martes inscribe oficialmente en el Servicio Electoral el Partido Progresista (PRO)

Por

“El cambio de gabinete es idéntico, desde el punto de vista de la lógica, en oportunidad, en lenguaje, al tono que hizo la presidenta anterior cuando estaba el conflicto de los pingüinos. Estamos en el mismo escenario, el mismo invierno, estamos con los mismos, fríos, con una fatalidad adicional a nuestras fatalidades de siempre, la pobreza, la fatalidad del terremoto”, dice MEO
 

Un año y medio ha pasado desde que el en ese entonces candidato Marco Enríquez-Ominami (MEO) se replegara para trabajar en una reformulación de las estrategias políticas que le pudieran dar vida en un nuevo período electoral.

Entre viajes y diversas actividades de “bajo perfil”, alejado de la exposición que le otorgó su posición como candidato a la presidencia en 2009, MEO se encargó, junto a su equipo, de recolectar las firmas necesarias para inscribir legalmente un nuevo partido político.

Este martes ese trabajo verá frutos, pues a las 10:00 de la mañana, el esposo de Karen Doggenweiler incribirá en el Servicio Electoral el Partido Progresista (PRO).

Al respecto, el ex candidato comentó en radio Cooperativa que espera conformar una lista para competir en las elecciones municipales de 2012.

“Simplemente lo que he hecho en un año y medio es cumplir mi promesa de reacumular fuerzas, de asumir mi derrota, y le conferí una fuerza distinta”, dijo y agregó que “no creo en el duopolio, no creo en la fórmula de estos dos partidos políticos, estas coaliciones”.

“Y ahora vuelvo a cumplir mi palabra con más de 15 mil firmas reunidas en la (Región) Metropolitana en pocos meses”, confiesa.

Y para conseguir el apoyo necesario para alcanzar representatividad en los municipios -lo que no pudo alcanzar en las parlamentarias de 2009, cuando su coalición no consiguió ningún escaño en el Congreso- MEO apuesta a la inscripción de las casi cinco millones de personas que aún están fuera del proceso electoral, especialmente de los jóvenes y de las fuerzas de oposición.

Juntando fuerzas
“Yo he hecho un llamado durante año y medio y lo hago por Cooperativa, formalmente, con mi mejor dicción: invito a todas las fuerzas de oposición a construir un gran pacto, un nuevo pacto, porque el pacto no es con partidos, es con la ciudadanía, pero con tres consideraciones: programático, contenido; segundo, primarias, primarias ahora. Lo que está haciendo la Concertación es de locos, es proponerme a mí primarias para el 2013, sin querer hacer primarias ahora con los alcaldes, despreciando el poder local. Y lo tercero es con respeto. Ha sido imposible con una gran parte de la oposición, con otra parte sí, con los humanistas, con los ecologistas”.

“Hoy día el desafío no es la Concertación. La Concertación es parte del pasado. Hoy el desafío es un Gobierno que no lo está haciendo mal, lo está haciendo muy mal y ahí se le va el futuro a los más pobres”, dice y añade que “el fracaso de Piñera afecta sobre todo a los más discriminados, por lo tanto el fracaso de Sebastian Piñera, el incumplimiento de sus promesas, este gobierno de gerentes, este gobierno sin convicciones, este gobierno de cuotas, este gobierno que desviste el Senado, que vuelve a los senadores designados, este gobierno que incumple sus promesas más esenciales... Yo le pido a este Gobierno, que le van quedando dos años y medio, que cumpla su mandato, que es el cambio”.

Pretensiones presidenciales

¿Es ésta, entonces, una vuelta al camino presidencial? “A mí las razones que me llevaron a ser candidato siguen plenamente vigentes: Hidroaysén, matrimonio igualitario, educación pública, reforma tributaria”, dice. “Estos temas siguen pendientes, no hay ninguno que se haya resuelto”, añade.

“No entré en política como si esto fuera un sauna, yo no entro y salgo de la política”, remata Enríquez-Ominami.
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo