Histórico 4 de agosto deja 874 detenidos y 90 carabineros heridos en todo el país

Por

El Gobierno informó en la mañana de este viernes que durante las protestas estudiantiles registradas durante el jueves en demanda de una mejor educación pública y gratuita se registraron 874 detenidos a nivel nacional y 90 carabineros heridos.

La información fue entregada por el vocero de Gobierno, Andrés Chadwick, quién precisó que la mahyoría de los detenidos fueron apresados por desórdenes públicos, porte ilegal de armas y porte de artefactos explosivos.

En la noche del jueves, el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, acompañado del alcalde de Santiago, Pablo Zalaquett, precisó que a nivel nacional fueron cerca de 3.000 las personas las que participaron en las manifestaciones al mediodía, mientras que en la tarde lo hicieron aproximadamente 2.000.

Los estudiantes que llevan cabo movilizaciones desde hace dos meses y mantienen ocupados decenas de recintos educacionales, desafiaron este jueves a la autoridad y, pese a la prohibición de manifestarse, se las ingeniaron para burlar el cerco policial y generar escaramuzas durante todo el día y hasta pasada la medianoche.

Chadwick expresó, adicionalmente, que antes los alegatos de los manifestantes por las barreras impuestas para llevar a cabo las marchas, no se vulneró el derecho a reunión, pues “el derecho constitucional a reunirse está sujeto a una solicitud, a una autorización cuando se desarrolla en lugares públicos, y eso hay que presentarlo a la intendencia , y la intendencia determina el lugar en que se ejerce el derecho”.

Grupos de entre 200 y 300 jóvenes trataron reiteradamente de acceder a la Plaza Italia desde sectores adyacentes, pero el área fue cercada con vallas por la Policía, que además desplegó centenares de uniformados que intentaron abortar cada intento de los estudiantes.

También hubo protestas en algunas ciudades de provincia, como Valparaíso, Concepción, Valparaíso, Iquique y Quilpué, entre otras.

La presidenta de la Federación de Estudiantes de Chile (FECH), Camila Vallejo, señaló esta noche que lo ocurrido durante esta jornada le hizo recordar los tiempos de dictadura “y que no es posible que se vuelvan a repetir los hechos”.

Asimismo, manifestó que la responsabilidad sólo le cabe al Gobierno y que el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, en particular y dada la altura de la situación y la represión desmedida por parte de carabineros, debería renunciar.

Por la noche, la capital chilena revivió “los cacerolazos”, una forma de protestar que los chilenos idearon durante la dictadura militar (1973-1990), con el fin de evitar ser detenidos, en apoyo a las demandas de los estudiantes.

A partir de las 21:00 horas miles de chilenos comenzaron a golpear cacerolas, sartenes, teteras y todo lo que pudiera sonar en respuesta a las peticiones de los jóvenes y a un descontento generalizado por las alzas que se han registrado en este país de 17 millones de habitantes.

Mientras las escaramuzas y enfrentamientos se vivían en el centro de la capital chilena, entre estudiantes y carabineros, los vecinos salieron a sus balcones a hacer sonar sus cacerolas, mientras al menos dos helicópteros de carabineros sobrevolaban la ciudad con sus reflectores encendidos.

En la Avenida Portugal, a pocas manzanas del Palacio de La Moneda, los vecinos salieron a la calle a tocar sus trastos, pero un grupo de carabineros a caballo arremetió contra ellos.

Minutos antes del “cacerolazo” un grupo de estudiantes se tomó las dependencias del Canal de televisión Chilevisión, donde estuvieron 40 minutos dando cuenta de sus demandas.

El aire en la capital chilena se tornó irrespirable debido a la gran cantidad de gases lacrimógenos que carabineros utilizó durante todo el día, e incluso los conductores del ferrocarril metropolitano advertían por parlantes a los pasajeros que se cubrieran la nariz y la boca debido al fuerte gas reinante en los túneles.

El servicios de urgencia de ambulancias debió hacer ingentes esfuerzos para trasladar a personas desmayadas en plena vía pública como consecuencia también de las bombas lacrimógenas.

Este viernes los estudiantes secundarios, universitarios y profesores, darían una respuesta a una propuesta de 21 puntos que el Gobierno les entregó el pasado lunes con el fin de mejorar la educación en Chile, sin embargo, en lugar de una réplica los jóvenes le dieron al Ejecutivo seis días para presentar una reforma profunda al sistema educacional y que cumpla con todas sus demandas.

EFE
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo