Luis Urzúa en ceremonia de mineros: "Gracias por darnos vida otra vez"

Por Carolina Aliaga

Con un nudo en la garganta y las lágrimas atoradas, el minero Luis Urzúa, quien hace un año oficiaba de jefe de turno de otros 32 mineros que vieron cómo su vida quedó sepultada a 700 metros en la mina San José, de Copiapó, expresó su gratitud a quienes le “dieron vida otra vez”.

Urzúa, de 55 años, tomó la palabra durante unos cinco minutos en la ceremonia ecuménica que conmemora un año desde que se desató el desastre en el yacimiento de la minera San Esteban que cambió el destino de los 33 trabajadores y entre sollozos expresó que “hoy es un dia de reflexión, nostalgia, de recordar el primer día de la caída de la mina”.

El topógrafo recordó que al momento de enterarse que estaban aislados, “lloramos y gritamos”.

Tras su intervención, que culminó tras expresar que “hoy vengo a darle un tributo a toda la gente que trabajó para salvarnos. Gracias por darnos la vida otra vez”, dejó el micrófono de lado y fue abrazado por el Presidente Sebastián Piñera, quien se encuentra en la Región de Atacama junto a la Primera Dama, Cecilia Morel.

A la ceremonia, que se desarrolla en el Santuario de la Virgen de la Candelaria, patrona de los mineros,  asistió una parte de los 33 mineros, además del ministro de Obras Públicas (que en ese momento era el titular de Minería), Laurence Golborne, y otras autoridades de Gobierno.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo