Columna de Copano: "Operación democracia"

Por

Frente a la oleada de actitudes infantiles, puentes cortados de diálogo y suposiciones fantasiosas de la realidad, alimentadas por gente con agenda propia me permito a continuación entregarles algunas claves, que siento importantes compartir con ustedes en estas horas extrañas. Quizás no van a estar de acuerdo con algunas, pero quiero apelar a su sentido común. Sé que está escondido en varios por ahí entre la soberbia y la intransigencia.

Lo primero: hay que ir al registro electoral. El jueves 11 se ha convocado por redes sociales a una inscripción masiva. Ya descubriste cómo era la sensación de vivir en un mundo donde unos pocos mandan y pueden mover la policía y el aparato completo (incluido el servicio de transporte público, el Metro) para reprimir tus ganas de decir cosas. En países donde la democracia está dañada, y en épocas de nuestra historia reciente cuando no existió todo fue un desastre. Nuestros padres crecieron con miedo. Llegó la hora de usar el voto como nuestra principal defensa de los intereses que necesitamos para todos.

Lo segundo: es una pésima idea que esto se vaya a la mierda. Prefiero decirlo en esos términos si me lo permiten. Hay gente circulando rumores de muertos en redes sociales para caldear ánimos y propuestas como “esto debe terminar como lo de De La Rúa en Argentina” para pasarse de listos. Por favor: ojalá jamás vivamos momentos así por que no tendríamos cómo controlar algo así. Imagínense si quedamos después de lo sucedido el jueves 4 de agosto a manos de fuerzas policiales porque se baja todo. Han demostrado ser sumamente torpes y sin sentido. ¿Qué es eso de reprimir a gente haciendo ruido con cacerolas como si fueran turbas de terroristas?

Tercero: asumamos las irresponsabilidades. Primero de los medios que han construido la sensación de “todos los políticos son una mierda” cuando no es así. Hay gente trabajando por los demás, en las comunidades a lo largo del país para lograr cosas. Te voy a nombrar ejemplos: Kast y Orrego. Vayan a consultar cómo trabajan a los que se han beneficiado de su esfuerzo. Y ojo con Giorgio y Camila, también voceros del descontento como del futuro de la política. Por favor Presidente: salga de la cueva en que está escondido a dar la cara de vez en cuando. Háblenos aunque no estemos de acuerdo. Bachelet lo hacía. Haga memoria: en el momento en que a Carabineros se le pasó la mano con estudiantes en la crisis anterior apareció recibiendo a Guillier y a varios miembros sociales en La Moneda. Usted la tiene completamente cerrada. Hinzpeter no puede seguir descontrolado tomando decisiones represivas por sentir control. Él es también culpable de lo que pasa. Deben entender que tienen sólo un 26% a favor y que cerrar accesos de transporte es generar microguerrillas y caos en toda la ciudad. Es hora de ser humildes frente a la gente, han estudiado para ayudarle a la ciudadanía a ser mejor ¿por qué no dejar la ideología de lado y escuchar realmente que sí puede haber una educación para todos? ¡sólo les piden acceso! ¡no más discriminación! ¡Que la partida de la vida sea un punto para que todos se superen!

Finalmente a los profesores: dejen de tener a un representante racista e incapaz como Gajardo. Gajardo es a los profesores lo que Arturo Martínez a la CUT. Puro daño y torpezas.
Cuarto: Me importa un carajo que me den los fanáticos de siempre. Creo que es hora de comenzar a dar la cara. Si eso me cuesta que un grupo de alocados me deteste, de corazón: a la mierda. Esto es por la democracia. Es hora de madurar nuestras ideas, buscar líderes y dar de todos la intención de un espacio. Que ojalá lean esto en el Metro y les pasen la columna en La Moneda. Hay que escuchar a la gente. No la sigan hiriendo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo