Grupo independiente de la UC reitera que el paro no es total y denuncian violencia

Por

En la previa de la marcha de este jueves 18 de agosto, un cartel apareció en la Sede Central de la Universidad Católica, donde se desmentía que ese establecimiento estuviera en paro, tal como se había anunciado.

Ante este hecho, el grupo “Independientes por la UC” dio a conocer un comunicado a través de Facebook, donde se aclara su postura, confirmando que no están todas las facultades en paro.

Además, sostienen que no existe un transfondo político en el movimiento y que “habiendo transcurrido tres meses de paralización, estamos convencidos de que es hora de canalizar esta discusión hacia las instituciones vigentes, generando un espacio serio y pacífico de negociación entre las partes implicadas”.

Finalmente dicen que “rechazamos de plano la violencia que se ha desatado en nuestra universidad. No puede ser que una causa tan importante, como lo es la educación, dé espacio a actos de intimidación e intolerancia hacia quienes han optado por seguir yendo a clases. No es justo acusar a estos alumnos de indiferentes hacia el problema”.

El comunicado completo dice lo siguiente.

Estimados miembros de la comunidad UC:

Ante los acontecimientos vividos el jueves 18 de agosto, y debido a la imposibilidad de profundizar nuestro punto de vista en foros comunicacionales, queremos aclarar algunos puntos que se han confundido y que son cruciales para comprender nuestra propuesta.

Este movimiento surgió espontáneamente el miércoles 17 de agosto, cuando un grupo de alumnos de la Universidad Católica se sintió violentado al constatar que nuestra FEUC estaba comunicando que “La UC está en paro”, siendo que no todas las facultades lo están, y que, si se considera un voto por cada alumno, la mayoría rechazó la propuesta.

Este grupo es independiente y apartidista: ninguno de sus dirigentes ha formado parte de algún movimiento político, tal como lo han declarado los movimientos a los que se nos ha vinculado.

Estamos firmemente convencidos de que nuestro país necesita un profundo cambio al sistema educacional, que permita a todos los chilenos acceder a una educación de calidad. Coincidimos con el diagnóstico de las fallas del sistema denunciadas por el movimiento estudiantil y le reconocemos el mérito de haber instalado el debate en la opinión pública, logrando avances que no se pudieron ni imaginar en ninguna de las movilizaciones anteriores.

Sin embargo, habiendo transcurrido tres meses de paralización, estamos convencidos de que es hora de canalizar esta discusión hacia las instituciones vigentes, generando un espacio serio y pacífico de negociación entre las partes implicadas.

Porque creemos en la libertad, consideramos que quienes quieren asistir a clases tienen tanto derecho a hacerlo como quienes adhieren al paro como herramienta para lograr el cambio.

En este sentido, hay que señalar que los paros no son vinculantes ni para autoridades, profesores, o estudiantes, y por lo tanto, los primeros tienen el deber de hacer clases y los segundos el derecho de asistir a ellas.

Por último, rechazamos de plano la violencia que se ha desatado en nuestra universidad. No puede ser que una causa tan importante, como lo es la educación, dé espacio a actos de intimidación e intolerancia hacia quienes han optado por seguir yendo a clases. No es justo acusar a estos alumnos de indiferentes hacia el problema.

Hacemos un llamado a todos los que se sienten representados con esta causa a unirse para que juntos aportemos a la discusión pacífica y constructivamente.

Se despide,

Independientes por la Educación UC

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo