Entrevista a Andrés Chadwick: “van a ser días duros”

Un llamado a realizar una jornada laboral normal hace el vocero, al tiempo que aseguró que el movimiento estudiantil cuenta con méritos propios y que el Gobierno coincide con muchas de sus exigencias

Por Matías Carvajal / Director Publimetro

Tranquilo se ve el vocero del Gobierno, pese a que  enfrentará un paro de dos días. Pero él conoce el guión y con papel y lápiz nos explica la postura del Gobierno al tiempo que llama a los ciudadanos a realizar una jornada normal.

“Es normal que haya mar­cha. Ya ha sucedido con los gobiernos anteriores y no es extraño que ocurra ahora. Lo extraño es que sea apoyada por dirigentes de la Concertación. Son días de protesta, pero fundamentalmente de paro. Y el paro es una palabra mayor, ya que estamos hablamos de la paralización de actividades que genera muchos problemas y daños en términos de país y en términos de las personas. Sin duda vamos a vivir días difíciles, días duros. Además, aquí ha ocurrido una mezcla de situaciones que a mi juicio son completamente distintas.

¿Por qué?
Nosotros hemos estado in­ser­tos en una demanda estudiantil, que como Gobierno compartimos sus fundamentos, pues se debe arreglar de una vez por todas el acceso y la calidad de la educación. Tenemos un sistema educacional que es caro y que no es fundamentalmente bueno y eso se resiente muy fuerte en la población. La carga de uno o dos hijos en la universidad es tremendamente dura. Este movimien­to lo que ha hecho es que ha puesto en el tapete un tema que es tremendamente importante. 

¿Hay un consenso dentro del gobierno que el movimiento estudiantil es merecido? 
Hay méritos en el movimiento estudiantil 

Si hay méritos, ¿por qué el Gobierno ha sido tan mezqui­no en la entrega de soluciones?
Hay que tener claro que hay muchas más situaciones de demandas que satisfacer y los recursos fiscales tam­bién tienen que saber atenderlos. Están el problema de los taxis colectivos, de la reconstrucción, las demandas de las regiones extre­mas, etc. Los gobiernos también deben atender a aquellos que no meten mucha bulla. Lo segundo, es cómo administrar los recursos pero con responsabilidad fiscal. A un gobierno le pasa lo mismo que a una familia y sin duda podríamos gastar recursos y dejar a todos satisfechos, pero eso significaría pan para hoy y hambre para mañana. Además hay que tener presente la situación internacional, sobre todo de EEUU y Europa. Hay nubes negras sobre el panorama internacional y nosotros creemos que Chile puede resistirlo, pero hay que tener presente que hay que ser cuidadosos.

¿Se podrá llegar a tener una tasa de UF + 0 para el crédito con aval del estado?
El Gobierno hizo un esfuer­zo de bajar la tasa desde alrededor de un 6% a un 2% a los créditos con aval del estado. Además este crédito es retroactivo lo que significará una gran mejora para muchas de las familias que hoy están endeudadas. Nosotros podemos dejar encaminado el cré­di­to de UF más cero. El objetivo puede quedar pues­to de ir a un 60 por ciento de gratuidad y a un crédito de UF más cero. A ese objetivo apunta el Gobierno y en ese camino vamos avanzando.

Y en el tema de los secundarios… ¿El lucro?
El punto en quienes creemos en la libertad de enseñanza es el siguiente: que sean los padres quienes determinen qué educación dar a sus hijos y para eso el sistema actualmente le ofrece una educación del Estado, a través del agente público que se llama municipalidad, una educación subvencionada, a través de particulares que reciben la subvención estatal, y una privada para quienes puedan pagar. Son tres alternativas. Bueno, si eliminas la subvencionada te quedas con dos tipos de educación: una en manos del estado, que es volver a una educación única, monocorde sin espacios de libertad y terminas con la libertad de enseñanza, y la otra en la de la Iglesia.

¿Por qué no eliminar el lucro a quienes reciban subvención estatal?
Porque la filantropía no es una conducta humana natural y permanente, por lo menos en nuestra cultura.   La filantropía te exige pri­mero alguien que tenga muchos recursos; entonces es de carácter excepcional y vinculado a las personas de dinero. Es excepcional. La regla general es que aquellas que están dispuestos a educar sin fines de lucro son las iglesias, particularmente la Iglesia Católica en Chile. La posibilidad de la diversidad se restringe. 

¿Y cómo se fiscaliza?
Aquí está el punto: exigencias muy fuertes. En la Superintendencia de Educación y en la Agencia de Calidad. La idea es que todos los recursos del estado vayan a la educación y se les exigen rígidas normas de calidad. Como Estado  debemos luchar porque los recursos vayan a donde deben ir. El resultado de una buena implementación es que el fresco o el malo se van para afuera. Estamos seguros que con estos dos organismos se puede fiscalizar de buena manera.

Si no se pudo hacer cumplir la ley con las universidades, ¿cómo se hará?
Para mí sería fácil decirte que le preguntes a los gobiernos de la Concertación, pero no quiero por ahí la pregunta. A mi juicio el sistema generó una cobertura tan grande y un efecto social tan potente que no se miró en detalle.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo