Paro nacional: 2 mil efectivos policiales resguardarán el orden ante marchas no autorizadas

Por

El paro nacional convocado por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) para este miércoles y el jueves, en demanda de reformas laborales y sociales, estará controlado por cerca de 2.000 policías antidisturbios.

El alto mando de carabineros explicó a la prensa que se reforzarán la sede del Ejecutivo, las estaciones del metro, los terminales de la locomoción colectiva, aeropuertos, puertos, pasos fronterizos y varias zonas estratégicas de Santiago, donde tradicionalmente se generan disturbios.

En tanto, el Ministerio de Energía, trabaja con las firmas eléctricas un programa de rápida reacción ante algún posible “apagón”, producido por las cadenas que los vándalos lanzan a los cables de alta tensión.

Por su parte, el ministro de Salud, Jaime Mañalich, llamó a la tranquilidad a los chilenos ante la posibilidad de que no haya atención de salud estos dos días, pues el Ejecutivo tiene un plan de contingencia.

El Gobierno teme que la paralización no sólo afecte severamente el funcionamiento de servicios básicos, también le preocupa que la movilización enlace con el conflicto de los estudiantes secundarios y universitarios que ya se prolonga por tres meses en demanda de una mejor educación pública.

Entre otros temas, la CUT, que cuenta con el apoyo de varias organizaciones sindicales internacionales, reclama una reforma del sistema tributario, una nueva Constitución, un nuevo código laboral, un sistema estatal de fondos de pensiones, ya que actualmente todas las administradoras son privadas, y mayores recursos para la sanidad y la educación pública.

El líder de la CUT, Arturo Martínez, afirmó el martes que el Gobierno “ha empezado a amenazar y a crear un clima que busca criminalizar nuestra convocatoria”.

“Hemos llamado a paralizar el país en todos los sentidos, no hemos llamado a ninguna otra cosa”, subrayó el dirigente de la principal multisindical chilena.

Dirigentes del Transantiago afirmaron que este miércoles y jueves iniciarán sus recorridos a las 09:00 horas y que a las 17:00 horas guardarán sus máquinas, mientras que representantes de los taxistas dijeron a la prensa que ninguno de los dos días trabajarán.

Sin embargo, fuentes del Ejecutivo anticiparon que los dirigentes que han llamado a las movilizaciones no son representativos de la totalidad de la bases y que por el contrario, otras agrupaciones han asegurado absoluta normalidad en el transporte colectivo.

Por su parte, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, aseguró que el paro convocado por la Central Unitaria de Trabajadores, tendrá un coste de 400 millones de dólares.

El jefe de las finanzas públicas chilenas dijo que “en momentos por los que atraviesa la economía mundial donde vemos las dificultades de Europa y EEUU, me pregunto si vale la pena perder 200 millones de dólares por día, que se pueden invertir en varios aspectos del país”.

En tanto, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, que se encuentra en Santiago, sostuvo que es delicado criminalizar las manifestaciones “y que se debe dejar que el paro se desarrolle de manera pacífica”.

Por su parte, el senador Eduardo Frei y ex presidente de la República (1994-2000), afirmó que confía que el paro nacional de la CUT se desarrolle en forma pacífica y que el Gobierno no busque “provocar” a los convocantes de la manifestación.

A última hora del martes, la Intendencia informó a los periodistas que las marchas de las CUT, por las principales avenidas de la capital chilena, no fueron autorizadas.

EFE
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo