Primera jornada de paro nacional dejó 108 detenidos y al menos 40 heridos

Por

La primera jornada de paro convocada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) dejó en la noche de este miércoles un saldo de 108 detenidos, al menos 40 heridos entre civiles y carabineros y saqueos a supermercados y otros locales comerciales.

El Gobierno sostuvo que los convocantes a la jornada de paro nacional de 48 horas en demanda de mejoras sociales y laborales “no cumplieron con su objetivo de paralizar el país”, mientras que por la noche Santiago vivió una jornada violenta.

Tras una nueva jornada de “cacerolazo” en la capital chilena, en las zonas periféricas, se registraron graves escaramuzas entre encapuchados, que levantaron grandes barricadas, y carabineros.

Decenas de fogatas impidieron el tráfico de vehículos en avenidas principales, se escucharon algunas detonaciones y los manifestantes lanzaron cadenas a los cables de alta tensión con el fin de producir un apagón.

En los incidentes resultó herido por bala en una pierna un mayor de carabineros, identificado como Rodolfo Kunstmanun, quién debió ser trasladado al hospital institucional.

Esta noche la policía debió utilizar en algunos sectores tanquetas “Movag”, utilizadas durante las protestas bajo la dictadura militar, para despejar algunas vías que se encontraban con grandes fogatas.

El paro de 48 horas fue convocado por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) bajo una plataforma de demandas que van desde reformas a la Constitución hasta un aumento de impuestos a las empresas, de un fondo de pensión estatal y más recursos para Salud y Educación.

Durante el día, la normalidad fue relativa, perturbada por frecuentes enfrentamientos entre manifestantes y la policía y con algunas dificultades, el transporte público funcionó en un 95 % en Santiago y otras ciudades, según las autoridades.

El presidente Sebastián Piñera lamentó los incidentes, aunque aseguró que el país el país funcionó “con bastante normalidad”.

“Funcionan los hospitales, el transporte público, los aeropuertos y las empresas. La gente está pudiendo hacer su vida de forma bastante normal”, dijo en La Moneda el mandatario, que lamentó los “brotes de violencia” surgidos durante la jornada.

Según la policía, los incidentes se registraron también en las ciudades de Copiapó, Valparaíso, Viña del Mar, Concepción, Temuco, Valdivia y Puerto Montt, entre otras.

En tanto, Raúl de la Puente, presidente de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (Anef), cifró en un 80 % la adhesión de los funcionarios públicos al paro, aunque el Ejecutivo cifró la adhesión cercana al 15 %.

En varios servicios públicos hubo escasez o ausencia de funcionarios para atender al público, entre ellos los centros de atención de Salud Primaria, el Registro Civil, Correos y otros organismos, mientras el comercio cerró temprano sus puertas.

La buena noticia de este día corrió por cuenta de cinco estudiantes secundarios chilenos, que tras cumplir hoy 37 días en huelga de hambre en el marco de las movilizaciones que desde mayo llevan los jóvenes, depusieron su protesta aunque aclararon que su lucha continúa.

“La huelga ha significado para nosotros un proceso lleno de matices, transitando desde el dolor y la angustia por la nula respuesta del Gobierno”
, enfatizó Gloria Negrete, quién es la joven más afectada por la situación, después de que la semana pasada los muchachos redujeran la ingesta de líquidos.

Se trata de cinco alumnos de un liceo de Buin, 35 kilómetros al sur de Santiago, que iniciaron el ayuno a mediados del pasado julio y que la semana pasada lo radicalizaron al reducir su ingesta de líquidos, para presionar al Gobierno a escuchar sus demandas.

Este jueves la segunda jornada de paro estará centrada en cuatro marchas que convergerán hacia el centro de la capital, aunque el trazado que autorizó la Intendencia (Gobernación) no fue la que solicitaron los organizadores.

EFE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo