Despliegan inédito plan de emergencia ante llegada de huracán a Nueva York

Por

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció este viernes que a partir del mediodía del sábado cerrará toda la red de transporte público de la ciudad, mientras ya ha empezado a evacuar hospitales y asilos y se han suspendido todas las obras ante la llegada a la costa este de Estados Unidos del huracán “Irene”.

El Centro Nacional de Huracanes, con sede en Miami, explicó que “mucha gente cree que los huracanes sólo afectan a las áreas muy al sur de Nueva York, pero las tormentas costeras, incluyendo los huracanes, pueden y de hecho impactan en la ciudad”, advierte la Oficina de Manejo de Emergencia de la Alcaldía de Nueva York (OEM, por sus siglas en inglés).

La OEM asegura que la llegada de un huracán a la ciudad tienen un potencial más dañino que fenómenos del mismo calibre que afectan a zonas del sur del país. Algunas áreas de Nueva York podrían quedar hasta 10 metros bajo el agua.

El mapa de zonas propensas a inundarse identifica áreas situadas a baja altitud como Coney Island, en Brooklyn, o zonas de Queens y Staten Island, así como la parte baja de Manhattan.

“Nos hemos movilizado con rapidez para poner en marcha nuestros planes de emergencia, para trabajar con nuestros socios federales y locales, y para identificar y preparar una de las activaciones más agresivas que el estado de Nueva York haya puesto nunca en marcha ante un posible desastre natural”, dijo Cuomo en un comunicado.

En una medida sin precedentes en la historia de la ciudad, la Autoridad Metropolitana del Transporte (MTA) suspenderá así los sistemas de autobús, metro y ferrocarril a partir del mediodía del sábado (16.00 GMT) y no se reanudarán hasta el lunes a las 07.00 hora local (11.00 GMT).

Cuomo afirmó que la MTA llevará a cabo un “cierre total” en el que todos los vehículos comenzarán su última ruta a esa hora “para asegurarse de que el sistema continuará siendo operativo después de la tormenta”.

El gobernador añadió que, asimismo, se cerrarán al tráfico zonas potencialmente peligrosas de sufrir inundaciones como la autopista interestatal Thruway y los seis puentes que unen la isla de Manhattan con los barrios de Brooklyn y Queens, así como el estado de Nueva Jersey, si los vientos sostenidos de “Irene” superan los 100 kilómetros por hora.

Por otra parte, Nueva York comenzó hoy a evacuar los hospitales y asilos situados bajo el nivel del mar, que deberán estar totalmente desalojados antes de las 20.00 hora local (00.00 GMT del sábado).

Así lo confirmó a Efe la portavoz de uno de los hospitales afectados en Coney Island, donde los funcionarios sanitarios trabajan contrarreloj para trasladar a pacientes -incluidos recién nacidos y ancianos- en ambulancias despachadas desde otros centros médicos de la ciudad.

Todavía está por decidir si también se evacuará a los residentes de áreas por debajo del nivel del mar en las áreas de Battery Park City en Manhattan, Coney Island en Brooklyn, Far Rockaways en Queens y algunos barrios de Staten Island.

Las autoridades han suspendido, además, hasta el lunes todas las obras y se recomienda a los ciudadanos evitar parques y jardines por el riesgo de caídas de árboles y playas por el fuerte oleaje ante la llegada de “Irene”, el primer huracán en amenazar territorio estadounidense desde 2008, cuando “Ike” impactó en Texas.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos en su último boletín señaló que “Irene”, de categoría 2, ha perdido intensidad al bajar sus vientos máximos sostenidos a 165 kilómetros por hora, mientras sus bandas externas de lluvias se aproximan a la costa este del país.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo