Gobierno cifra en 175 mil los asistentes a marchas en segunda jornada de paro CUT

Por

El Gobierno sostuvo en la noche del jueves que las marchas convocadas por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) en el segundo y último día de paro nacional congregaron a 175.000 personas en todo el país, aunque la multisindical cifró en 600.000 los manifestantes que se movilizaron.

El balance fue entregado por el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, en el Palacio de La Moneda, quien precisó que los detenidos en todo Chile suman 210, 140 de ellos en la región Metropolitana de Santiago.

Respecto a los lesionados, Ubilla indicó que un civil y 25 carabineros resultaron heridos en los incidentes, aunque no especificó si todos los policías afectados corresponden a las escaramuzas registradas en la capital chilena.

Además, durante la madrugada falleció un menor de 14 años.

Frente a los hechos de violencia ocurridos después del término de las marchas, en el marco del segundo y último día de paro nacional convocado por la CUT, el subsecretario del Interior sentenció que “los encapuchados ya se han vuelto una costumbre”.

En tanto, el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, afirmó a los periodistas que “este paro no ha significado ningún beneficio” para el país, “todo lo contrario, mucho dolor y sufrimiento para muchos compatriotas, un retroceso interno en la imagen externa” de Chile.

Por su parte, el presidente de la CUT, Arturo Martínez, afirmó hoy en rueda de prensa que como gremio tienen “la esperanza de que el gobierno, después de este golpe (marchas) que ha recibido, logre reflexionar y se abra a conversar para buscar una salida a la actual situación”.

El paro fue convocado por la multisindical bajo una plataforma de demandas que van desde reformas a la Constitución hasta un aumento de impuestos a las empresas, de un fondo de pensión estatal y más recursos para Salud y Educación.

“Hemos dicho que no nos gusta el Chile que tenemos, que no compartimos el Chile que se ha venido construyendo y para ello es fundamental una nueva Constitución Política del país, que cambie el sistema electoral, que contemple el requisito para solucionar los grandes problemas”
, argumentó el dirigente.

“Estamos contentos porque esta convocatoria no le pertenece a nadie, sino a los trabajadores y a las personas que se movilizaron, Fueron 600.000 en todo el país”, sostuvo Martínez.

En tanto, la presidenta de la Federación de Estudiantes de Chile (FECH), Camila Vallejo, quien también participó de la marcha junto a miles de estudiantes, dijo que “si el Gobierno quiere diálogo”, tiene que reconocerlos “como contraparte válida”.

Criticó a las autoridades que afirmaron que los trabajadores se colgaron del movimiento estudiantil, que lleva tres meses en demanda de una mejor educación pública, al señalar “que quien dice que los trabajadores se cuelgan cae en un error”.

Vallejo hacía alusión a las declaraciones del portavoz de la Presidencia, Andrés Chadwick, quien afirmó que la CUT “se apoya en el movimiento estudiantil”, pues su capacidad de movilización es prácticamente nula, sobre la base de que las actividades en el sector industrial, el comercio y otras áreas productivas han sido casi que normales.

“La verdad es que siempre hemos estado juntos. La demanda de los estudiantes es una demanda social, la reforma a la educación, que es una reforma estructural que tiene que ver con una demanda del pueblo chileno, es una demanda de nuestras familias”, remató la líder de los estudiantes universitarios.

Alrededor de las 21.00 hora local (00.00 GMT del viernes) se volvió a escuchar el “caceroleo” en varios ayuntamientos de la capital chilena y en otras ciudades del país en apoyo del movimiento sindical y estudiantil, aunque no con la intensidad de otras jornadas.

EFE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo