Crece el misterio en Argentina en torno al crimen de la pequeña "Candela"

Por EFE

La investigación por el secuestro y asesinato de una niña de 11 años que conmocionó a Argentina encierra varios misterios, con versiones cruzadas sobre el móvil del crimen y denuncias contra un testigo que resultó clave para la detención de seis sospechosos, coincidieron hoy medios locales.

Los abogados defensores del carpintero Ramón Néstor Altamirano, apresado como presunto “partícipe necesario” del homicidio de Candela Rodríguez, anticiparon que mañana, lunes, presentarán una denuncia por falso testimonio contra un testigo de identidad reservada, cuyas afirmaciones abrieron paso a las seis detenciones del caso. El letrado Matías Morla dijo que pedirá la detención del testigo, quien, según afirmó, “mintió con el objetivo de buscar la recompensa de 400.000 pesos (95.200 dólares) ofrecidos por el Ministerio de Seguridad” a quien ofreciera datos sobre los acusados del asesinato de la niña.

Aclaró además que la supuesta evidencia de una colilla de cigarrillo con rastros de ADN del detenido, hallada en la casa en la que se supone estuvo secuestrada Candela, “es falsa porque Altamirano no fuma”.

El cadáver de la pequeña fue hallado el pasado 31 de agosto dentro de bolsas de plástico en un terreno baldío vecino a una autopista de la periferia de Buenos Aires, nueve días después de haber sido secuestrada.

Durante su desaparición la policía desplegó un amplio operativo para su búsqueda del que participaron unos 1.500 policías, decenas de patrulleros y helicópteros.

Los investigadores consideran clave en la pesquisa el hallazgo de un vaso y un bol con rastros genéticos de la niña en una casa de la localidad bonaerense de Hurlingham, cerca de donde vivía Candela, según pericias divulgadas por fuentes del caso.

Durante los allanamientos realizados también se incautaron otros objetos y elementos que están siendo investigados, entre ellos un vehículo en el que podría haber sido trasladado el cuerpo de la niña hacia el vertedero en el que fue encontrado.

La Justicia no descarta que el asesinato se deba a una venganza de narcotraficantes asociada al entorno familiar, pero también investiga si puede relacionarse con una extorsión por una deuda, dijeron fuentes judiciales.

La madre de la nena, Carola Labrador, es hija de un dirigente peronista de las afueras de Buenos Aires a cuya familia se la vincula con la venta de drogas, mientras que el padre de la pequeña, Alfredo Rodríguez, está preso por contrabando.

También está detenido, como supuesto autor material del crimen, el uruguayo Hugo Bermúdez, de 53 años, quien según los investigadores tiene antecedentes por venta de drogas y es un conocido de la familia de la niña, quien falleció por asfixia, de acuerdo con las pericias.

Bermúdez, igual que los otros cinco arrestados por el crimen, se declaró el jueves inocente ante el fiscal que lo ha imputado como autor material del asesinato.

Entre los demás detenidos se encuentra la dueña de la casa donde las pericias forenses indican que estuvo cautiva la niña, cuya desaparición motivó una campaña de Red Solidaria con el apoyo de famosos, entre ellos el actor Ricardo Darín y el cineasta Juan José Campanella.

El crimen de la menor, raptada cerca de su casa en Hurlingham, 25 kilómetros al oeste de la capital argentina, causó dolor y gran indignación popular reflejados la semana pasada en las redes sociales Twitter y Facebook, donde se multiplicaron las peticiones a la presidenta argentina, Cristina Fernández, para que se castigue a los responsables.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo