Crítica de discos por Ignacio Lira: Lo nuevo de Lenny Kravitz y Chancho en Piedra

Por

Lenny Kravitz: “Black and White America”
nota ▪▪▪▪▫

Lenny Kravitz es una especie ra­ra en el catálogo: mi­tad ne­gro, mitad blanco, sal­tan­do con la misma faci­li­dad del rock al pop. Con más de dos décadas de una trayectoria tan exitosa como diversa, acá se da el trabajo de aclararnos desde el principio de qué se trata el álbum nú­mero 9 de su carrera.
El track que abre y da nombre al disco funciona casi como la sinopsis de una película: aquí vamos a encontrar funk y soul de vieja escuela, cruzados con rock de estadios y correctos llamados a la unidad racial, como los hicieron en su mo­mento ídolos como Marvin Gaye y Curtis Mayfield.
Las influencias que han cruzado toda la carrera del músico son más evidentes esta vez, al borde de la fotocopia Motown en algunas canciones como “Liquid Jesus”, pero también es cier­to que la tarea está mejor hecha en todo sentido: “Black And White America” es el mejor disco de Lenny Kravitz en diez años: con la misma capacidad para prenderte con una guitarra a lo Hendrix que de lanzar una balada melosa al piano, esta placa le devuelve la forma a un músico talentosísimo, pero cuyos últimos trabajos no sonaron para nada convincentes.
Le hizo muy bien al veterano Lenny mirar al pasado, y no sólo estamos hablando de música de los ‘70. Los puntos altos del disco en “Stand”, “Come And Get It”, “Looking Back In Love”, entre otras; recuerdan también a sus propios inicios con trabajos brillantes como “Mama Said” (1991). Seamos francos: el hombre no está inventando nada, pero combinar los ingredientes precisos jamás ha sido sencillo. Se demoró en recuperar la receta, pero vaya que se agradece.

Chancho en  Piedra: “Otra cosa es con guitarra”
nota ▪▪▪▫▫

La eterna adolescencia de los Chancho en Piedra toma rumbos interesantes en este disco, que consiste en versiones de clásicos del cancio­nero nacional: cuecas, cumbias, valses y hasta música pascuense se juntan en una mescolanza bizarra, pero hecha con cariño genuino y el espíritu lúdico que primaba en discos como “La Dieta del Lagarto” o
“Rín­dan­se Terrícolas”.
Lo mejor de “Otra Cosa es Con Guitarra” es que le saca partido a uno de los costa­dos más sólidos de los Chancho: los covers.
Además de sus propios éxitos, desde sus inicios han jugado con canciones de otros saliendo bien parados, sea con Devo o 31 Minutos, la banda tiene un talento particular para reinterpretar melodías adheridas al ADN. Antecedentes previos como su relectura a la “Cantata a Santa María de Iquique” convierten este nuevo disco en un paso natural.
Están Los Jaivas, Víctor Jara, Sol y Lluvia y otros nombres ineludibles en la categoría, pero donde más brilla el disco es en los rescates menos obvios: “Cirilo Murruchuca” de Los Caporales, o el merecido reconocimiento a Los Hijos de Putre con “La Vieja Julia” son versiones divertidas y bien he­chas, con cara de sonar más allá del evidente contex­to dieciochero en que fue lanzado este álbum, grabado  con invitados de lujo como Claudio Parra, Florcita Motuda y Valentín Trujillo.
A ratos es un homenaje y a ratos, como en “O Oe Bahine Anhani Tamure” junto al mismísimo Hotuiti, suena como parodia, pero el resultado es innegable­mente sabroso y destila chilenidad. Como el nombre mismo de este combo que lleva 17 años de música en el cuerpo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo