Crítica de discos por Ignacio Lira: Superheavy y R.E.M

Por

Superheavy: “Superheavy”
nota ▪▪▫▫▫

En el papel suena diverti­do. Un supergrupo lidera­do  por el mismísimo Mick Jagger junto a la cantante soul Joss Stone, el ex Eurythmics Dave Stewart, el heredero reggae Damian Marley y el compositor de “Bollywood” A.J Rahman. Musical, racial y espiritualmente diversa, esta especie de Liga de la Justicia se llama Superheavy, igual que el disco que dieron a luz, y la canción que lo abre, una carta de presentación que mezcla todas las voces involucradas con guitarras rock, raggamuffin, música hindú, etc.

El problema es que ese primer golpe, la secuencia inicial de esta película de Superamigos, aburre. Dura 5 minutos y con 2 bastan para entender la idea. Mejor pasa a las siguientes, donde la cosa se levanta con “Miracle Worker” (el primer single y, de plano, lo mejor del disco), “Energy” y “I Can’t Take It No More”. Todos están en buena forma: el viejo Jagger canta hasta en sánscrito, Stone saca tonos brillantes, Marley y Rahman hacen brillar sus respectivos ADNs. Pero no basta con pasarse el micrófono de mano en mano, o calcular cuántos fraseos reggae pueden darle una onda distinta a una canción.

Las buenas intenciones de este aviso de Benetton hecho disco se pierden en el exceso: demasiadas ideas, demasiada mezcla, demasiadas diferencias, demasiadas canciones al fin y al cabo.
Así como el primer tema del álbum necesita edición, también las 16 canciones que contiene la edición deluxe de “Superheavy” se hacen pesadas. Menos era más.

R.E.M: “Collapse into now”
nota ▪▪▪▪▫

Valga la aclaración: éste no es un lanzamiento reciente. Aunque sí es de este año, de marzo para ser precisos. Y tomando en cuenta la con­tingencia, también es el último disco en la carrera de los recién separados R.E.M. Por eso resulta interesante volver a él para notar el buen momento musical y creativo en que la banda decidió no seguir. “Collapse Into Now”, su álbum número 15 y final merece más de una vuelta.

El lado más radial del grupo se asocia a la melancolía de recuerdos como “Everybody Hurts” o “Daysleeper”, también un terreno fuerte en su trayectoria. Puedes encontrarlo acá también, en canciones como el bello single “ÜBerlin”. Pero es una reducción injusta, porque cuando hubo que poner guitarras, histórica­men­te estuvieron a la altura, y también acá con el inicio poderoso en “Discoverer” o en la energética “Mine Smell Like Honey”. Los invitados al álbum son de lujo: Eddie Vedder en “It Happened Today” y Patti Smith en “Blue”, el número de cierre.

Queda la duda de por qué Michael Stipe y compañía se bajaron del barco cuando habían reencontrado el rumbo luego de trabajos discutidos como “Accelerate” y “Around The Sun”. “Collapse Into Now” fue una revitalizadora sorpresa e indicaba cualquier cosa, menos el fin de la banda.

Sí, ésta es una crítica oportunista. Porque acá hay una buena oportunidad: que el recuerdo de R.E.M sea más que “Losing My Religion”. Este disco es la prueba de que el trío tuvo material para hablarle a los 80 y a los 90, pero también a esta década, y ante los recientes eventos, es una despedida con clase.