Uno de "los 33" revela que se iban a comer al primer compañero que muriera

Los 33 habían pactado no revelar qué sucedió en sus primeros 17 días de entierro, antes de ser contactados desde la superficie. Sin embargo, uno de ellos rompió el silencio y habló de canibalismo.

Por

La revelación del minero Samuel Avalos fue hecha durante una entrevista para el documental emitido anoche en TVN, y realizado en conjunto con la cadena pública británica BBC, a tres días del primer aniversario del rescate de los “33” como son conocidos mundialmente.

El documental se centró en los primeros 17 días de encierro al fondo del socavón, cuando en la superficie no se sabía si estaban todos vivos -la menor de las posibilidades- muertos o si había sobrevivientes. Era muy esperado porque los mineros hicieron un pacto de no revelar qué había sucedido en ese tiempo, hasta hoy.

Según el relato, al principio los trabajadores comieron a diario, pero al percatarse que el rescate demoraría, racionaron al máximo las raciones y hacia el final de esos 17 días de pesadilla, sólo comían una pequeña cucharada de pescado. Todos habían bajado muchos kilos, ya presentaban problemas dentales y de hongos en la piel, pues el ambiente en que estaban era un horno con un 90% de humedad y un promedio de 40 grados Celcius de calor.

La inanición ya les impedía desplazarse con normalidad en el refugio y en los pocos túneles despejados por los que podían caminar. El grupo no estaba deshidratado porque tenían el agua sucia con que se enfriaban las máquinas.

Avalos dijo que pensaban que, obviamente, la situación era más complicada para los más ancianos, varios de ellos enfermos. “Esto era una suerte de quién caía primero, en eso estábamos, el que caía primero los demás íbamos a llegar ahí, igual que los animalitos”, afirmó.

La versión de que los mineros habían pensado en comerse a algún compañero había circulado antes, pero siempre fue negada por varios, como Omar Reygadas, quien dijo que cuando se habló del tema durante esos primeros 17 días de encierro, era sólo una broma.

En una nota transmitida el mismo domingo en el noticiario central de TVN, Reygadas dijo que en broma habían hablado de comerse a su compañero Claudio Yáñez, porque estaba más delgado que los otros mineros. “Era como comerse el marco de una bicicleta, estaba tan delgado”, afirmó.

La versión, real o no, recuerda la odisea de un grupo de rugby uruguayo y sus familias, 45 personas en total, cuyo avión capotó en plena cordillera de los Andes. Muchos murieron con el impacto, agonizaron varios días y sólo 16 sobrevivieron 72 días en medio de la nieve y temperaturas bajo cero, pero para lograrlo tuvieron que comer lonjas de carne de algunos muertos.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo