Caso de chileno expulsado provoca derogación de ley en el Reino Unido

Por

El caso de un chileno expulsado del Reino Unido pese a estar casado con una británica ha desencadenado una sentencia del Tribunal Supremo, que este miércoles declaró ilegal una norma de inmigración dirigida a evitar los matrimonios forzosos.

La regulación, introducida en 2008 por el Ministerio británico del Interior, impide que los extranjeros extracomunitarios menores de 21 años se reúnan con sus cónyuges en el Reino Unido.

Cuando la ley entró en vigor, el chileno Diego y su esposa británica Amber tenían 18 y 17 años, respectivamente, por lo que él perdió su derecho a residir en el Reino Unido una vez expiró su visado de estudiante, según la agencia británica PA.

El Ministerio del Interior decidió aplicar la ley en 2009 a pesar de que aceptó que la unión entre Diego y Amber no era un matrimonio forzoso.

La pareja se trasladó a vivir a Chile, primero, y a Irlanda, después, por lo que Amber perdió su plaza en una universidad inglesa.

Al emitir hoy su sentencia, el Supremo se basó también en otro caso similar, un matrimonio de origen asiático, para determinar que la norma es incompatible con el derecho de las parejas a mantener una vida familiar, protegido por la Convención Europea de Derechos Humanos.

“La cantidad de matrimonios forzosos que la norma ha logrado evitar es altamente debatible. Lo que parece claro es que, en tres años, ha obstruido un cierto número de matrimonios que no eran forzosos”, señaló el magistrado del Supremo Nicholas Wilson.

Sólo uno de los cinco jueces que participaron en la sentencia se pronunció a favor de la norma, al argumentar que era responsabilidad del Gobierno determinar si los beneficios que aporta la ley son mayores a los problemas que trae asociados.

El año pasado se tuvo constancia de 1.700 casos de matrimonios forzosos en el Reino Unido, según la policía británica, mientras se calcula que la norma declarada nula por el Supremo afectaba a 5.000 parejas al año.

La sentencia del Tribunal Supremo coincide con la propuesta que lanzó esta semana el primer ministro británico, David Cameron, para convertir en delito los matrimonios forzosos.

Cameron adelantó el lunes que pedirá a la ministra de Interior, Theresa May, que estudie esa posibilidad, a pesar de que ya fue rechazada anteriormente por considerar que la penalización de los matrimonios forzosos podría disuadir a las víctimas de denunciarlos.

EFE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo