Columna de videojuegos: "A la sombra de dos colosos de culto"

Por

Era el año 1997, cuando la mente y talento creativo  del señor Fumito Ueda concibió una nueva propuesta para lo que eran los videojuegos en esos años, en los cuales la acción desenfrenada y los videos generados por computadora buscaban deslumbrarnos. Ueda logró con una mirada única y simple a partir de esta nueva idea crear a dos grandes juegos que se han transformado en títulos de culto hasta nuestros días. “Ico” y “Shadow of the colossus” son considerados más que sencillos videojuegos, se les considera el fiel ejemplo de que el entretenimiento electrónico también puede ser arte.

Originalmente el primero de estos juegos llamado “Ico” fue desarrollado para la consola PlayStation 1, con un equipo pequeño de desarrolladores instalados en las oficinas de Sony en Japón, pero la plataforma les quedó pequeña y decidieron, para mantener el espíritu del título, que querían llevarlo a PlayStation 2 atrasando en un tiempo importante su lanzamiento. El juego nos presenta un mundo en el cual los niños que nacen con cuernos en sus cabezas son vistos como un mal presagio por los habitantes de una aldea y son encerrados en un castillo como una suerte de sacrificio. Esta es la suerte que corre Ico, un pequeño niño que tras ser encerrado logra escapar por un fuerte temblor de su prisión. Dentro del castillo encontrará a una niña más grande que él llamada Yorda, prisionera en una jaula a quien liberará. Si bien el juego se centra en resolver distintos puzzles a tu alrededor para conseguir proteger y avanzar junto a Yorda –a quien además unas oscuras sombras que habitan el castillo tratan de raptar– la “magia” de Ico reside en la relación de ambos personajes que no se comunican verbalmente (hablan distintos idiomas creados para el juego) pero sí logran hacerlo a través del contacto físico de sus manos, consiguiendo una respuesta emocional del jugador. Como videojuego “Ico” no tiene en pantalla ningún marcador de tiempo, energía o accesorios, la imagen está centrada plenamente en ambos protagonistas durante todo el juego, para lo cual se restó cualquier tipo de elemento que pudiera desviar la atención de quien tenga el control de los personajes.

El segundo juego es “Shadow of the colossus”. Fue creado a partir de la misma idea de 1997 del director de estos títulos y comenzado su desarrollo incluso seis meses antes del lanzamiento de “Ico” al mercado. Aunque en una primera etapa fue pensado para ser un juego multijugador en línea finalmente se transformó en un juego personal único en el cual un joven conocido como Wander busca devolver la vida a una joven. En la sola compañía de su caballo Agro deberá derrotar a 16 gigantes en su solitaria travesía para conseguir que una entidad  le devuelva la vida a quien no debió perderla.

En “Shadow of the colossus” la acción está centrada en encontrar a cada uno de los gigantes y descubrir cómo derrotarlos en sus puntos débiles o a través del entorno. Es así como cada tradicional “etapa” a las que estamos acostumbrados en rigor es cada uno de los gigante por sí  mismo. Nuestro protagonista está armado de una espada que le permite en­con­trar la ubicación de los colosos y enfren­tarse a ellos, también posee arco y flecha que le serán de bastante utilidad, pero será tu habilidad es la principal arma en juego. A diferencia de “Ico” acá sí tendrás indicadores en pantalla: los de energía tuyo y del enemigo, además de una medidor de resistencia que se gasta mientras estés aga­rrado de algún lugar.

“Ico” y “Shadow of the colossus” manejan en conjunto el arriesgado trabajo de un equipo, hoy conocidos como Team ICO, quienes apostaron por la travesía en un mundo con mucha simpleza pero con un elaborado diseño que fusionado con una banda sonora adecuada logran conmover, emocionar y estremecer al jugador. Ambos juegos han alcanzado el reconocimiento a través de los años, las ventas en su momento de “Ico” no fueron las mejores básicamente porque la gente no conocía este juego por una muy mala campaña publicitaria. Sin embargo el éxito de “Shadow of the colossus” llevó a los jugadores a conocer a su antecesor. Según su creador, las conexiones entre ambos juegos quedan a libre interpretación del espectador, aunque queda algo claro que temporalmente la historia de Wander va antes que la de Ico y atención que próximamente este mismo mundo nos contará una nueva historia bajo el nombre “The Last Guardian” un juego que esperamos con ansias para el próximo año en PlayStation 3.

Ambos juegos pueden ser conseguidos en la consola PlayStation 2, pero ya desde hace un par de semanas los puedes encontrar en las tiendas en una remasterización en alta definición (1080p HD), sonido 7.1 y soporte en televisores 3D para la consola PlayStation 3. Todo en un único disco Blu-ray. Ambos juegos permanecen fieles a los originales en términos de contenido y podrás apreciar una enorme cantidad de detalles que eran imposibles de ver en el PlayStation 2. Este es sin duda es un juego que debes tener sí o sí, para poder entender cómo los videojuegos son capaces de llegar a un nivel tan alto como para ser considerados un medio artístico.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo