Jugar a disparar disminuye impacto ante la violencia

Según investigación, los videojuegos de disparos en primera persona alteran nuestra percepción de los actos violentos.

Por Karin Wasterson/Publimetro Internacional

Un estudio alemán confirma que los videojuegos de disparo cambian cómo percibimos los mayores actos de violencia.

Investigadores de la Universidad de Bonn descubrieron que ciertos patrones en la actividad cerebral de los jugadores fanáticos diferían de a­quellos que no jugaban a esos juegos.

El equipo de sicólogos y neurólogos analizó el efecto de las imágenes presentes en este tipo de juegos y otras de alta carga emotiva en el cerebro.

Luego de eso, escanearon la actividad cerebral tanto  de jugadores como no jugadores mientras se les mostraban desgarradoras imágenes de accidentes y víctimas de desastres naturales. Ambos respondieron con emociones similares y de carácter fuerte, pero los lóbulos frontales que controlan el miedo y la agresión mostraban menos actividad en los jugadores.

“Ambos grupos reaccionaron fuertemente a las fotos. Pero mientras el que no juega regula sus sentimientos, los jugadores no necesitan ha­cerlo, ya que su respuesta inicial no fue tan alta como se pensaba”, dice el doctor Christian Montag, autor y líder del estudio. 

Los gamers escogidos pa­ra el estudio jugaron duran­te 15 horas semanales prome­dio, a juegos de disparo en primera persona, mientras que el resto no tenía ex­periencia en juegos violentos.

“Encontramos errores cerebrales básicos, y hay indicaciones que los juegos violentos provocan que el cerebro procese la información de una manera distinta”, dice Montag.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo