Laurence Golborne: “La gente exige soluciones pero no quiere pagarlas"

El ministro de Obras Públicas habla sobre la presión ciudadana para que Vespucio Oriente fuera subterránea y que cuadriplicó el valor del proyecto. “Es un proyecto emblemático”, dice

Por Mauricio Ávila / Publimetro
Educación
¿Es partidario de la educación gratis?
“A mi modo de ver hay un error garrafal y es que tiene que ver con el foco que se ha puesto en la educación universitaria, con educación gratis para todos pero se refiere a todos los del Consejo de Rectores. Cuando a mi modo de ver el problema más grave de la educación no está ahí sino en la básica y media y prebásica. Cuando un niño en quinto básico no entiende lo que lee tiene un problema que es difícil de resolver y es ahí donde hay que poner aún muchos recursos. Entonces cuando discutimos y decimos que quiero que la educación universitaria sea gratis entonces digo no, sino que accesible para todos”.

El ministro Laurence Gol­borne reconoce que su actual oficina del ministerio de Obras Públicas debe tener la mitad del tamaño que la que tenía cuando era titular de Minería. “Pero acá me entretengo más”, advierte, sin dejar de fir­mar documentos que se amontonan en su escritorio y que en este caso tienen que ver con expropiacio­nes.

Quisimos que él mismo nos contará sobre uno de los proyectos más emblemá­ti­cos de su cartera para los próximos ocho años: la autopista urbana Vespucio Orien­te, polémico desde que comenzó a hablarse de él, por pasar por Ñuñoa, La Reina, Las Condes y Vitacura.

Golborne se entusiasma. “Es que no hay ninguna obra en el mundo de un túnel urbano de la longitud y característica del que estamos proyectando. 

¿Qué lo hace tan especial?
No he encontrado ninguna ciudad del mundo que tenga una autopista urbana subterránea a 40 metros de pro­fundidad que cruza 13 kilómetros en una de las zonas principales de su ciudad capital. Es un proyecto muy complejo en una zona consolidada. Distinto es realizar algo en una zona emergente que está en desarrollo, que tú puedes construirla porque no hay nada. Acá las restricciones que te impones son tremendas. 

¿Qué tan distinto habría sido el trazado final sin la fuerte presión ciudadana de que no fuera sobre superficie?
Si uno mira la historia ve que partió con un costo estimado de 500 millones de dólares, con algunas soluciones en superficie. Luego se definió que iba a ser una carretera con trincheras, luego subieron a mil millones. Después se hablaba de trincheras cubiertas y finalmente ha habido una inquietud importante para que esto sea un túnel subterrá­neo y eso ha elevado los costos a una cifra importante que son casi 2 mil millones.

O sea, la participación ciudadana lo cuadruplicó.
Claro. La pregunta es cómo poder financiar una obra de esta naturaleza de forma adecuada. Con ese nivel de costos el precio estimado del peaje sería del orden de 220 pesos el kilómetro. Eso para que tengamos una idea es el triple de lo que cuesta Costanera Norte. Entonces hay que pensar en qué formas de financiamiento, el tipo de subsidios a aplicar. 

¿Cuándo comienza a construirse?
Los timings son largos. Estamos pensando en licitar en el segundo trimestre del próximo año. Para ello en un plazo cortísimo podríamos recibir ofertas un año des­pués. Esperamos poder adjudicar a fines de este Gobier­no para que comience a construirse a fines del 2014. Es ese escenario, con un plan de construcción a cinco años, podría estar en funciona­miento a fines del 2019.

¿No ve complicada la materialización de futuros proyectos, ahora que la gente reclama sus derechos? 
Claro, cada vez la gente está más empoderada y exige soluciones de más alto nivel. Sin embargo, no hay disposición a pagar por ello. Ahí hay una contradicción difícil de manejar (…) Y ahí está la magia de balancear adecuadamente un presupuesto que permita dar rentabilidad en el largo plazo, satisfacer las demandas de la gente pero también contener las expectativas de las personas. Y eso es importante porque no podemos pretender tenerlo todo gratis y ahora. Y de repente da la sensación de que nuestra sociedad ha caído en la inmediatez. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo