Informe Publimetro: Enviar mensajes de texto nos atonta

Probablemente pasas enviando mensajes de texto, emails o chateando vía Facebook con tus amigos, teniendo así menos conversaciones en la vida real. Sin conversaciones cara a cara, podríamos perder la habilidad para elaborar nuevas ideas

Por Elisabeth Braw / Publimetro Internacional
El manual
Alex Packer, sicólogo del desarrollo y autor del libro “How Rude!”, da algunas reglar para saber conversar: 
1 Una cosa a la vez: Dedícate a la conversación solamente. No es momento para twittear, llamar, poner ‘me gusta’ ni borrar amigos.
2 Escucha con atención:  Una el contacto visual, gestos y asiente para mostrar que estás atento, entiende
3 Pregunta: Es lo que la gran mayoría olvida. 

Jari Lompolo, un finlandés de 20 años, dice tener muchos amigos. Pero casi nunca habla con ellos. Prefiere teclearles.

“Envío unos 50 mensaje de texto diarios más mensajes vía Facebook”, explica. “Sólo los llamo si se trata de algo urgente”.

Quizás te identificas con él. Tienes amigos a los que les mandas mensajes, otros co­rreos y otros a los que llamas. “Las nuevas plataformas existentes en los medios han brindado una mayor libertad a los usuarios a la hora de elegir con quién conversar, de qué se tratan esas conversaciones, cuándo y dónde se concretan, y cómo tenerlas”, analiza Gabriel Harp, jefe de Investigación en Technology Horizons en el Instituto del Futuro.

Pero la migración al teclado conlleva un peligro. Eso advierte Sherry Turkle, profesor de ciencias en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT): “Los adolescentes quieren tener el control en lo que se refiere a enviar mensaje o poder ‘componer’ un mensaje instantáneo. Esto significa que están aprendiendo a  ‘actuar’, sea en sus perfiles o avatares. Pero no aprenden a interactuar en una conversación real”.

El declive en las conversaciones cara a cara puede llevar a una menor capacidad para procesar ideas e innovar. Esto ocurre en una época en que la tasa de descubrimientos ha decaído considerablemente. “Incluso las conversaciones técnicas tienen un as­pecto social”, explica la profesora Robin Dunbar, directora del Instituto de Antropología Social y Cultural de la Universidad de Oxford. “No hay sustituto a estar en el mismo lu­gar, y es por eso que las em­presas multinacionales invierten en costosas suites de Skype para recrear la sensación de estar en la misma mesa”. 

Esta desconexión afecta en diferentes aspectos. Erynn Brook, profesora de actuación en Toronto, está consciente del tema: “Es extremadamente difícil lograr que los actores más jóvenes logren conectar con sus compañeros durante una escena. Su habilidad para leer gestos subliminales en el lenguaje corporal o en el tono de voz, y también adaptarse a la persona con la que interactúan, ha decaído en los últimos ocho años”. Por eso los obliga a tener una conversación en persona diariamente.

Eso es exactamente lo que los manifestantes de Wall Street están haciendo. El movimiento fue organizado en la red, pero conscientes de que mandarse mensajes, tuittear o utilizar Facebook no era suficiente, crearon foros en tiempo real llamados Asambleas Generales, para así discutir nuevas ideas. Y por supuesto también están en las calles, difundiendo la causa entre ellos mismos y a la prensa. Qué gran idea: ¿quizás sea digno de imitar?

Igual nos gusta hablar…

De acuerdo a una investigación de la profesora Robin Dunbar, directora del Instituto de Antropología Social y Cultural de la Universidad de Oxford, estamos más satisfechos interactuando con otros en persona o vía Skype que en las redes sociales, emails y mensajes de texto.

“Las conversaciones cara a cara y llamadas vía Skype entregan señales visuales inmediatas, las que son importantes para que los humanos se conecten entre sí, entre esas la risa”, explica. 

“Los mensajes de texto y en Facebook ayudan bastante, pero cuando te juntas con tus amigos no tienes nada nuevo que contarles. Ya saben todo de ti a través de Facebook”. 

“Siempre hemos  escrito mal”

Geoffrey Nunberg,  Professor de Lingüística en la Universidad de Berkeley California 

Los adolescentes prefieren usar la tecnología en vez de conversar. ¿Perderán su habilidad para hablar?

No. Cada generación sólo asume que el lenguaje de los adolescentes ha empeorado con el tiempo. Lo único que es seguro es que en 50 años más la gente recordará con nostalgia. “Hablaban tan bien”.

¿Afectará tanto mensaje de texto en nuestra manera de hablar?

La gente siempre ha escrito y ha hablado mal. Sólo pensamos que hablábamos bien porque todo lo inservible ahora está a la vista. Mensajes de texto, Facebook, blogs, son mucho más visibles que las cosas que se escribían antes, que no pasaban de la puerta del refrigerador.

¿Qué pasará con todas las conversaciones profundas que solía tener la juventud?

Las redes sociales son como el correo del siglo XIX. La gente se escribía notas frecuentes entre sí, porque el correo se entregaba muchas veces al día. Luego llegó la radio y la TV al siglo siguiente y la gente dejó de escribir. Las redes sociales recobraron eso último. Pero Facebook no es lo mismo que una carta. De alguna manera igual se restauró el equilibrio entre imágenes y palabras.  e.b.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo