A semanas de terminar 2011: ¿Cómo soportar el fin de año?

Expertos de la Red Salud UC entregan consejos para “sobrevivir” a la tensión causada por las situaciones agobiantes.

Por Carolina Aliaga/Publimetro

Esta semana comienza la segunda quincena de noviembre, con lo que queda poco más de un mes para hacer todas las cosas pendientes. Es en estos días cuando muchos deben enfrentar una alta carga de responsabilidades  para cerrar bien el año, como el último período para rendir exámenes finales, preparar la PSU,  aumentar la productividad y también planear las vacaciones. 

El estrés de fin de año es un síndrome con múltiples factores, aspectos sicológicos, el entorno, la calidad del sueño, una dieta balanceada y una mayor actividad, entre otros, explican los especialistas de la Red Salud UC.

Para el sicólogo José Pinedo, este estrés se debe a que empiezan a acabarse, progresivamente, los grados de libertad que se tenían considerados para realizar todas las planificaciones hechas a principio de año. “Esto significa que ya nos gastamos todas las posibilidades de dejar para después. Se limita la opción de ‘la próxima semana hago este trámite’, ‘esta semana sí que ordeno la bodega’”.

Al ver restringidas las posibilidades de cumplir con lo planeado y con las nuevas responsabilidades y urgencias,  las personas se sienten cada vez más superadas y con una pérdida progresiva de la necesaria sensación de tener el control de los asuntos y de los recursos para enfrentar las exigencias. “En personas con más exigencias y menos recursos para afrontarlas, probablemente podrían hacer un cuadro de estrés o de angustia crónica”, advierte Pinedo.

Recomendaciones

  • Para un buen descanso los especialistas aconsejan:
  • Acostarse cuando da sueño y levantarse a una hora fija. No mirar la hora durante la noche.
  • No cenar comidas pesadas ni muy tarde.
  • No consumir estimulantes como cafeína y evitar fumar.
  • No contaminar el dormitorio con trabajo u otras actividades.
  • Si no ha podido dormir un tiempo razonable mejor salir de la pieza, volver cuando da sueño de nuevo.  
  • No pensar negativamente en las eventuales consecuencias de la poca cantidad o calidad del sueño de una noche en particular. Si el insomnio sigue por más de dos semanas, ir al médico.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo