Jóvenes profesionales españoles huyende la crisis y llegan a Chile

Por EFE/Publimetro

Son jóvenes muy preparados, con carreras e idiomas en sus currículums y sin cargas familiares a sus espaldas, pero la crisis en España les ha empujado a dar el salto al otro lado del océano para encontrar en Chile la estabilidad económica.

Gerardo, ingeniero de telecomunicaciones de 31 años, Margarita, arquitecta de 28 años, y María Ángeles, de 27 años y licenciada en periodismo y derecho, decidieron un día hacer las maletas y embarcarse rumbo a Santiago en busca de un futuro más próspero.

Las penurias económicas que ahogan a España, con 5,27 millones de parados, entre ellos casi la mitad de los menores de 25 años (48,7%) sin empleo, han provocado un vuelco en los flujos demográficos y han convertido a estos jóvenes en los nuevos emigrantes del siglo XXI.

Huyen de la crisis que castiga a su país, pero también al resto de Europa, dirigen su mirada hacia Sudamérica y ven en Chile una garantía de estabilidad política y económica, con una envidiable tasa de paro, situada en el 6,6%, y un crecimiento superior al 6% en 2011.

“Descarté Europa por la crisis. Estados Unidos me apetecía, pero tiene el problema de la visa. Entonces ya pensé en Latinoamérica. Busqué países que estuvieran creciendo, que fueran seguros”, explica Gerardo Cornejo, un malagueño que aterrizó en Santiago hace seis meses.

Aunque resulta difícil cuantificar su número porque la inscripción en el re­gistro del Consulado es vo­luntaria, son muchos los jó­venes españoles que como él se han instalado en Chile en los últimos dos años.

En total, en estos momentos hay 48.031 españoles inscritos en el Consulado, se­gún fuentes oficiales consultadas por Efe. Hace un año, eran 44.109. 

“Chile es bueno porque tiene estabilidad”

Margarita González-Calvo, es arquitecta y tiene 28 años. Logró un contrato con un estudio y una vez instalada en Chile, animó a su hermano, de 30 años, para que se instalara a trabajar como enólogo.

“Para nosotros ahora mismo Chile es un sitio muy bueno, porque tiene estabilidad económica y hay mucho trabajo. Cualquier español que quiera trabajar puede hacerlo”, asegura esta joven de Valladolid, que lleva quince meses en el país.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo