Cientos de perros acuden a su propio carnaval en Río

Por Por JENNY BARCHFIELD (AP)

RIO DE JANEIRO (AP) — En la mayoría de las fiestas previas a un carnaval en Brasil domina la samba, pero los movimientos en un desfile el domingo estuvieron más enfocados en meneos y olfateos estratégicos que en pasos elaborados de baile.

Cientos de perros disfrazados —y uno que otro gato valiente— participaron en la diversión del carnaval en el desfile anual canino de Río de Janeiro, dedicado especialmente a las mascotas.

Hubo labradores en tutús rosas o con overoles de ingeniero, malteses con alas de hada y poodles con capas de superhéroe que olfateaban a perros salchicha vestidos como Salomé, con pantalones de harem cubiertos con lentejuelas.

El carnaval es posiblemente el momento que define la vida brasileña y el Blocao —una combinación de las palabras fiesta callejera “bloco” y perro “cao”— permitió a los integrantes de cuatro patas de las familias la oportunidad de participar en la diversión.

“La emoción animal se apodera de Copacabana“, dijo el organizador Marco Antonio Toto mientras el camión principal del desfile, adornado en el techo con un enorme terrier inflable, se abría paso por la avenida Atlántica que corre paralela a la playa. “El vecindario de Copacabana tiene hoy más dueños de perros por metro cuadrado. Se merece esta fiesta prestigiosa. Nuestros animales merecen esta celebración”.

La representante de talentos Ariane Raballo hizo el viaje desde la vecina ciudad de Niteroi para desfilar con sus dos pequeñísimas yorkis vestidas como la cantante de samba Carmen Miranda, con todo y tocados para la cabeza en forma de cuerno de la abundancia repleto de pequeñas frutas tropicales.

“Venimos todos los años”, dijo Raballo, mientras Maia y Lady Kate olfateaban a los transeúntes de cuatro patas y posaban coquetas mientras algunos humanos les tomaban fotos con sus iPhones. “A ellas les encanta”.

Todos estaban animados, incluso Kiko, un dachshund de tres años vestido como hot-dog.

“Normalmente no es un perro muy sociable, ni con humanos ni con perros”, dijo su dueño Denis Naiff, un profesor de psicología. “Pero realmente se está divirtiendo. Debe ser el espíritu del carnaval”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo