Caprichos de Morrissey encendieron la tercera noche de Festival

Cristián Sánchez fue expulsado del palco luego que la competencia folclórica se suspendiera porque el músico amenazó con irse

Por Carolina Ceballos/Publimetro

Una noche polémica se vivió ayer en la Quinta Vergara. A la corta obertura de Daniel Muñoz que el público quiso extender pifiando durante varios minutos siguió la presentación de Salvatore Adamo, quien empezó a cantar con un micrófono apagado.

El artista italiano además sufrió al no tener dónde apoyar su guitarra, episodio al que sucedieron varias dificultades técnicas.
Por si fuera poco, tras la competencia internacional la folclórica se suspendió porque

Morrissey no quería salir tan tarde a la Quinta. El episodio lo explicó momentos más tarde el propio Rafa Araneda.

“La competencia folclórica la íbamos a presentar a continuación de la internacional y en ese momento empezaron a suceder cosas en el backstage que nos fuimos enterando a través de la comunicación interna. Como que Morrissey se estaba yendo si iba la competencia folclórica. La producción y la dirección habla con la alcaldesa primero, el jurado y le explica que lamentablemente hay que modificar esto porque cuando tú tienes una cantidad importante de personas que supera las 12 mil que están esperando ver a un artista y se va, estás corriendo un riesgo y no se quiso entrar en esa discusión. No era parte del contrato, su equipo quiso modificar las condiciones con el programa al aire”, dijo.

Pero eso no fue todo. Cristián Sánchez, uno de los que se quedó en el palco luego que el jurado se retirara  molesto en solidaridad con los participantes de la competencia cancelada, fue abruptamente sacado.

 “Lo sacaron. Creo que la Quinta Vergara tiene su historia y sus tradiciones y hay gente que las respeta y otra no y también en una de esas si uno quiere contar con ese tipo de artistas puede hacer concesiones , pero se habían hecho las concesiones normales, pero cuando estás al aire y te cambian las condiciones”, agrega.

“Lo que me contaron es que estaba en el público y bailaba y Morrissey pensó que Cristian se estaba mofando de él. No si es verdad. Igual que me sacaron un jamón del camarín”, dice Rafa.

“A mí también, eso fue lo que más me dolió. El pollo, el pavo y el jamón. Se llevaron todo y me dejaron dos frutas. Las plumas me las saqué yo”, dice  Eva Gómez sobre su decisión de desestimar un vestido con este material, producto de que el músico es vegano.

“Lo que pasa es que la pluma esta es de un animal que va botando la pluma sola y pensé que eso podía implicar un problema, dije me la saco. Soy súper respetuosa de la gente, lástima que él no haya sido respetuoso con este Festival”, concluye.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo