Come y calla, por Felipe Espinosa: "Grande Giocatore"

Por
Felipe Espinosa

Chef Ejecutivo 

“House of Morande”

Twitter: @psyfat

Nunca he estado en Italia, pero hay un lugar que me hace creer que sí. Me imagino una cantina típica de la península entre campos de trigo y plantaciones de olivos, ese cuadro me transporta al Golfo di Napoli, lugar que sin duda clasifica en la categoría de picada con distinción máxima.

No es lugar para quienes están a dieta ni tampoco para celiacos ya que en este lugar las protagonistas son las masas, una tarantela de carbohidratos que entre pizzas y pastas nos da lecciones de comida típica italiana, casera, honesta, sabrosa y por sobre todo abundante. En variadas oportunidades he visitado este local, que aunque tiene un letrero de neón en la entrada, la fachada no refleja el fascinante ambiente hogareño que cobija su salón interior. Siempre está su dueño en la entrada, Vincenzo, quien de forma muy preocupada se encarga de recibir y atender a todos y cada uno de los comensales que lo visitan, se transforma en el dueño de casa que te hace sentir como en la tuya, además, es el mismo quien diseña la carta y escoge la materia prima típicamente italiana para conseguir productos incomparables. Asegura que ahí está el secreto, en la masa. 
 
Fui con unos amigos y nos atendieron rápidamente, el servicio es agradable y tiene buena disposición. Pronto nos ofrecieron algo para tomar y nos trajeron trozos de ciabatta muy fresca junto a un pocillo de ricota, la cual aliñé con el aceite de oliva y el merquén presentes en nuestra mesa de mantel cuadriculado rojo. Para comenzar pedimos una pizza con churrasco, rúcula y queso parmesano por encima que entre tres se hizo poca, porque si te gustan delgadas y crujientes, este es el lugar. Extrañamente no tienen otro tipo de entradas o antipastos, pero bueno, políticas de la casa que se respetan. De fondo yo me dejé llevar por la lasaña boloñesa que sale del mismo horno que las pizzas, en el rincón posterior del salón, una mezcla perfecta en cantidades de masa, queso, salsa y carne, sin dudas uno de mis platos favoritos en este lugar. También pedimos ñoquis cuatro quesos que en textura destacan, son suaves, blandos y abundantes en salsa; y por último, espagueti a la arrabiata, salteados con ajo, tomate, tocino y un toque de ají, una combinación que te hace salivar al ver llegar el plato y sentir su aroma.
 
En fin, me tomé una copa de vino sintiéndome como un delincuente por la nueva ley de alcoholes, ya que andaba manejando y para redondear la visita hay que decir que aquí se sirve la mejor panacota que he comido en Santiago. 
 
El Golfo es de esos lugares donde puedes ir a celebrar cualquier festividad familiar, reunión de amigos, despedidas e incluso pagar el piso en tu oficina, no falla en lo generoso de sus platos y en lo cálido de su ambiente. Aquí es donde la regla se cumple, siempre hay fila en la entrada, porque es bueno y de convenientes precios. Organice su visita y llegue con reserva, se lo recomiendo.
 
Coordenadas:
Golfo di Napoli
Irarrázaval 2423, Ñuñoa. Teléfono 
2-3413675
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo