Cónsul chileno en Venezuela relata cómo murió su hija a manos de policías

Por EFE

La hija del cónsul de Chile en la ciudad venezolana de Maracaibo (oeste) Karen Berendique, de 19 años, falleció tras un presunto tiroteo de parte de funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), según indicó hoy su padre, Fernando Berendique Benavente.

“La mataron unos policías cuando iba a un reencuentro con sus amigos del colegio” muy cerca de su residencia en Maracaibo, capital del estado Zulia, explicó el cónsul según reseña el periódico Panorama en su versión digital.

De acuerdo al reporte de Berendique, en la madrugada del sábado su hija se encontraba junto a su hermano Fernando en un automóvil cuando unos funcionarios del Cicpc les pidieron que pararan el vehículo.

“Le dieron una voz de alto, él se puso nervioso porque era de noche y los sujetos armados no encendieron las luces policiales, dispararon. Retrocedió y ahí fue cuando dieron un primer disparo al parabrisas de la camioneta”, agregó el cónsul.

Según relató Berendique, luego de ese primer disparo, su hijo aceleró el vehículo y “en ese instante le dieron cinco tiros más en la parte de atrás de la camioneta”.

“Cuando vio que la hermana estaba inconsciente y herida, se detuvo. Entonces los funcionarios se identificaron y dijeron que les dispararon porque no detuvieron el carro. La auxiliaron y la llevaron a un centro médico” sin que se pudiera hacer nada por salvar su vida, narró el cónsul.

El diplomático aseguró que en el tiroteo participaron ocho funcionarios “todos desincorporados del Cicpc”.

Consultado por Efe, el jefe de la delegación del Zulia del Cicpc, el comisario Marcos Vivas, se limitó a decir: “Sí, falleció, lamentablemente”, sin dar más detalles.

El Cicpc anunció una rueda de prensa para aclarar lo sucedido.

El cuerpo diplomático basado en Venezuela ha sufrido varios incidentes como consecuencia de la inseguridad en el país en los últimos meses.

El pasado 11 de noviembre, el cónsul chileno en Caracas, Juan Carlos Fernández, fue víctima de un asalto cuando salía de un hotel y permaneció dos horas en poder de sus captores, durante las cuales resultó herido de bala y recibió golpes y amenazas.

También el 30 de enero pasado, el embajador de México en Venezuela, Carlos Pujalte, fue liberado tras sufrir un secuestro exprés junto a su esposa al salir de una recepción en la urbanización Alta Florida, una zona residencial del norte de Caracas.

Jorge Tarud, integrante de la comisión de relaciones Exteriores de la cámara baja, en tanto, condenó el hecho e hizo un llamado a las autoridades venezolanas a dar las explicaciones correspondientes. “”Es un hecho absolutamente grave sobre todo de confirmarse que fue la propia policía venezolana la que disparó en su contra. El gobierno de Venezuela tiene responsabilidad en este asesinato y deben esclarecer los hechos de cómo ocurrieron”, sentenció

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo