Come y calla, por Felipe Espinosa: "De tapas"

Por
Felipe Espinosa

Chef Ejecutivo
“House of Morande”
Twitter: @psyfat

El equinoccio de otoño cubre majestuosamente la cúpula estelar, dando pie a que las tardes se pongan un poco más frescas y el intenso verano que nos visitó este año se retire honrosamente  dejando algún estreno que con pocos meses de rodaje, quiere convertirse en una alternativa informal, al variopinto ramillete de cocinas con influencia de la península ibérica. Cuando a mi mujer le digo, “vamos por unas tapas”, siempre conseguiré de recompensa una sonrisa y observaré el brillo de sus ojos que evidentemente expresan un “ya, bueno”.

Salimos a pasear en esta noche especial, que puede ser un hito importante, si la usamos para sincronizar nuestras vidas con el ritmo de la naturaleza. Situados en el corazón de Vitacura descubrimos “Mundo Tapas”, un rincón donde la comida es en miniatura y la ambientación lounge de la terraza inspira relajo y comodidad a brazos abiertos.

El bar que antes habitaba la casa dejó algunos detalles en la decoración que impresionan. Hay una encantadora barra iluminada que periódicamente cambia de color y crea un ambiente muy atractivo, atendido por sus dueños, quienes decidieron dar un vuelco en la gastronomía. Hoy apuestan a las tapas, y se resume en una carta que contiene más de 40 atractivas preparaciones, la mayoría montaditas sobre una rebanada de fresco baguette, algunas en pequeños vasos y otras en pinchitos. También hay platos mayores, les llaman tablas, especiales para compartir y degustar muchos sabores y aromas en pequeños bocados.

Empoderada de una copa de vino, mi Dulcinea ordenó tabla de fríos, capresse con tomate, queso fresco y pasta de aceituna, otro con cabecitas de espárrago marinadas y un montoncito de parmesano rallado. Lo seguía la mixtura de queso azul, nueces y manzana caramelizada, de fresco cierre su preferido de tomate y albahaca al oliva.
Yo enfrentado a una garza de medio litro de cerveza importada, recomendada por el administrador, solicité un surtido de tapas tibias, huevito a la plancha con virutas de jamón serrano, un triangulito de camembert apanado bañado en salsa de arándanos, y doblemente el de pepperoni con queso de cabra dorado al horno.

Como fondo probamos la tabla española, que traía croquetas y trozos de tortilla, que deberían venderla enterita porque está muy buena. Por último unos camarones rebozados en castañas de cajú y mayonesa al vino blanco que de ricos desaparecen. Para finiquitar hay mini postres que hechizan, como el banofi que degusté con mi café, preparado por el propio dueño.

Hoy en este lugar se respira un ambiente familiar muy grato, padre e hijo tratan de involucrar al resto de la familia y se esmeran en mantener contentos a sus comensales. Eso se agradece. Los precios están bien planteados, los sabores son correctos y próximamente comenzarán a atender a la hora de almuerzo. Veremos ahí con qué sorpresa nos agasajen.

Coordenadas:
Mundo Tapas
Las Tranqueras 1471, Vitacura.
Teléfono 8-3078429

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo