Columna de Vardoc: “Alice: Madness Returns”

Por

Luego de 11 años de espera los seguidores del juego “American McGee’s Alice” (2000) pudieron descansar al fin, y es que en 2011 la continuación de la saga se materializó en “Alice: Madness Returns” gracias a Electronic Arts. La secuela narra la historia de Alice, el personaje creado por Lewis Carrol y su libro  “Alicia en el País de la Maravillas”,  donde luego de 11 años de lo que ocurrió en “American McGee’s Alice”, nuestra heroína vive con su siquiatra y al mismo tiempo, comienza  a tener alucinaciones que revelan poco a poco cómo realmente ocurrió la muerte de su familia en aquel fatal incendio.

Alice y su universo no es como los cuentos que conocemos o películas de Disney que hayamos visto cuando pequeños, sino que es todo lo contrario. Su historia es cruel y oscura, llena de locura y de lugares sin sentido. Nada tiene un inicio ni un final. Todo lo que le ocurre a Alice afecta al País de las Maravillas y para lograr descubrir la verdad, deberá atravesar este mundo estrafalario tratando de recuperar sus memorias y construir nuevamente la historia.

El juego en sí se ve bastante bien a nivel gráfico, que con un arte conceptual e interesante, cada etapa o mundo posee su propio diseño. En cada nuevo mundo que conocemos nos encontramos con escenarios y criaturas muy bizarros: desde viajar al mundo submarino y liberar peces musicales, viajar por el mundo chino luchando contra avispas samuráis, acostumbrarse a que manos gigantes te ataquen, quemarte con cafeteras con ojos y destruir sombras con máscaras de muñequitas, son algunos de los ejemplos que van construyendo el mundo de Alice.

El juego está disponible para las consolas Xbox 360, PS3, además para jugarlo en PC. Decidí comprarlo en esta última modalidad para poder conocer un poco más de su alocada historia, convenciéndome cada vez que avanzaba de lo extraña y singular que era. “Alice: Madness Returns” definitivamente no es para niños (por algo fue calificado para mayores de 18) a pesar de lo llamativo que puede llegar a ser por sus personajes y escenarios en la primera etapa. Cuando se comienza a avanzar, el juego se vuelve cada vez más turbio (sobre todo el trasfondo de la triste historia de Alice y el misterio que envuelve la muerte de su familia).

Como mencionaba anteriormente, jugué la segunda entrega de Alice en la versión para PC y la única crítica que puedo decir es que se bugea demasiado (el juego en sí contiene bastantes errores, tanto en la jugabilidad como cuando  luchamos contra enemigos invisibles), es por esto que me tocó varias veces tener que reiniciar el juego: la imagen se congelaba o simplemente dejaba de responder, además de notar errores en los controles y otros detalles menores. 

Supongo que la causa de ello es porque la versión del juego para PC es netamente  un port de la consola y, como sabemos, algunas veces las adaptaciones no quedan muy bien. Por lo que si estás dispuesto a jugarlo, te recomiendo que lo hagas directamente en una consola, así te ahorrarás un gran dolor de cabeza como el que yo sufrí al jugarlo y ¡lo disfrutarás el doble! 

Para finalizar, cabe destacar que “Alice: Madness Returns” llevó a un repunte de lo que fue “American Mcgee’s Alice” llegando a crear productos (un libro de arte conceptual del juego), merchandising (camisetas, réplicas del juego) y una nueva ola de fanáticos apareció en torno a Alice, sobre todo gamers mujeres que se sintieron atraídas por su mágico, loco y único mundo.  

 
 
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo