Parejas “extremas”: Adultos mayores casado con vienteañeros

Por

¿Se imagina a un hombre de 93 años de edad casándose con su novia de 29 años? Bueno, ese es uno de los matrimonios “extremos” que se registraron el año pa­sado en el país, según reveló un estudio de Separados de Chile.

Divorcios Adultos mayores: Grupo etário 90 años o más: 11 hombres y 2 mujeres. Mientras que en el rango de edad de 70 años o más hubo 1.460 hombres y 938 mujeres separadas. Jóvenes: En el grupo etário de 19 a 25 años de edad, se registraron 182 hombres divorciados y 595 mujeres en todo el país.

La sociedad al parecer ha superado los prejuicios en las “parejas disparejas”, al me­nos eso arrojó el análisis estadístico que estudió más de 66 mil matrimonios y de 47 mil divorcios de este tipo de parejas inscritas en el Registro Civil.

Uniones 2011 Adultos mayores: En el grupo etário 90 años o más: 24 hombres y 3 mujeres a nivel país. Mientras que de 70 años o más: 1.282 hombres y 396 mujeres. Jóvenes: Grupo etário 15 a 19 años: 784 hombres y 2.768 mujeres. El grupo de 20 a 25 años: 12.177 hombre

El analista, Ricardo Viteri, director del portal especializado en divorcios (www.se­paradosdechile.cl) explica que los hombres Viteri ex­plicó que “en el grupo etáreo mayores de 70 años que contraen nupcias, los varones siguen superando con creces a sus pares mujeres, triplican a las féminas con hasta 30 años de diferencia”.

En la Región Metropolitana, por ejemplo, dos jóvenes de 18 años de edad se casaron con mujeres de 52 y 50 años. Mientras que una adolescente de 16 se casó con un novio de 42.

A su vez, las mujeres ma­yores también escogieron hombres más jóvenes para casarse, en Santiago una señora de 80 años contrajo nupcias con un hombre de 51 y otra de 92 se casó con su prometido de 79 años.

Mientras, en Valparaíso una novia de 78 años salió de la iglesia del brazo de un hombre 36 años menor que ella, un enamorado de 42.

Las mayores no dan el “sí”

Si bien el estudio arrojó que existen señoras de 70 o 90 casadas con hombres más jóvenes, son la excepción y la tendencia es que lo hacen tres veces menos que los hombres.

Las razones de esta situación serían que las mujeres solteras de mayor edad deciden mantener su independencia.

“Les consultamos a las usuarias los años dorados del sitio y opinaron que no les entusiasma la idea de perder su independencia y posibilidades de desarrollarse personalmente”, ex­plica Viteri.

“Y las pocas que se casarían, contraerían nupcias con personas de su misma edad o algo mayores con los que tendrían mayor afinidad”, agregó el experto.

Por otra parte, los hombres prefieren casarse a estar solos. “A un número importante de ellos les a­grada además la idea de que su futuro matrimonio fuera con una mujer mucho menor que ellos para sentirse más jóvenes, rejuvenecidos e incluso algunos an­siosos por reactivar una vi­da sexual plena”, agrega Vi­teri.

Las bodas disparejas que no funcionaron

En los divorcios registrados en el Registro Civil, se refleja que a veces estos matrimonios no resultan. En la Región Metropolitana, dos maridos de 93 y 91 años de edad se separaron legalmente de sus parejas de 69 y 39 respectivamente.

Esta última pareja tenía 52 años de diferencia. Mientras que uno de 85 se divorció de su mujer de 46 y dos sesentones de 67 y 68 años se divorciaron de sus esposas de 20 años de edad.

En las féminas, dos mujeres de 93 y 92 años rompieron el vínculo conyugal con sus maridos de 79 y 65 respectivamente.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo