Crítica de discos, por Ignacio Lira: "MDNA y Our Version Of Events"

Por

Madonna “MDNA”
nota ▪▪▪▫▫
 
Madonna, o mucho mejor dicho, la factoría de profetas, diseñadores y obreros del pop alrededor de su fi­gura, viene hace un par de décadas leyendo y antici­pando tendencias en la mú­sica para luego impri­mir­las en los discos que cada tanto se suman al currículum de la cantante, que con 53 años no quiere bajar los brazos en su batalla feroz contra la lógica del tiempo.
En el fallido “Hard Candy” de 2008 convocó a los productores y artistas del R&B y Hip Hop que en ese momento se tomaban el top 40, y para este modelo 2012, el ejercicio es el mismo. Sólo que es la “electrónica de estadios” y el dubstep lo que hoy domina la escena. Salen Timbaland y Kanye West, y entran al juego Martin Solveig y Benny Benassi. Tal vez porque la pista de baile está más inserta en el ADN de Madonna que el groove de la música negra, esta vez la suma de las partes resulta menos forzada y más entretenida.
Ahi están “Girl Gone Wild” y “Gang Bang”, dos potentes canciones de fies­ta que destacan en la pri­me­ra mitad del disco. “I’m A Sinner” y “Master­piece”, más calmadas, son parte del “segundo tiempo” del disco, de tonos más oscuros donde, a cambio del baile, aparecen los sintetizadores de William Orbit, que re­gre­só a la factoría Madonna y es en buena parte responsable del último gran batatazo de la diva, “Ray Of Light”. Está por verse si “MDNA” es el mejor álbum desde ese trabajo de 1998, pero sin duda es superior a sus últimos esfuerzos.

Emeli Sandé “Our Version Of Events”
nota ▪▪▪▪▫
 
La industria tenía que reaccionar al fenómeno de Adele. El éxito global de la inglesa es el catalizador de una cacería de talentos y voces que puedan atraer, ojalá con igual intensidad, al público que ya demostró su gusto por las baladas soul.
Emeli Sandé, de hecho se llama Adele Emeli y eliminó su primer nombre por razones bastante obvias de mercado. Pero hasta ahí llega la comparación. El timbre y las atmósferas que propone esta británica 
-cuyos genes meclan por igual a Zambia e Inglaterra- son diferentes. Menos dulce y más cool, a ratos en canciones como “Heaven” recuerda al trip hop de Massive Attack, y destila una actitud más combativa, lo que explica sus colaboraciones con MCs como Professor Green y Naughty Boy, con quien interviene en “Daddy”, una de las grandes canciones del disco.
“Our Version Of Events” es un más que interesante debut. Quizás sin una Amy Winrhouse o una Adele para pavimentar el camino, su música no habría tenido una oportunidad como hoy, pero la tiene y, por cierto, la aprovecha. En la traducción literal de “Soul” hay alma aquí, en canciones como “Next To Me”, “Maybe” y “Hope”, producida por Alicia Keys. Ojalá llame más la atención de la que actualmente tiene: la merece.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo